AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

La pandemia ha cambiado los hábitos de ahorro y el gasto de los estadounidenses

 Para millones de estadounidenses, los efectos económicos de la pandemia de coronavirus han sido devastadores, resultando en pérdida de empleo, inseguridad alimentaria o amenazas de desalojo.

Pero para muchos de los que todavía están empleados, o que tienen un cónyuge que todavía lo está, ha cambiado la forma en que usan su dinero. Algunos han recortado gastos y aumentado sus ahorros, han pagado deudas o han donado más para ayudar a los necesitados. Otros han gastado más en compras impulsivas, han hecho grandes cambios en la vida o las han pospuesto.

CNN Business preguntó a los lectores cómo la pandemia ha cambiado sus hábitos de gasto y ahorro. Esto es lo que algunos de ellos dijeron.

Sin trabajo, gastando ahorros

Paul Grim se describió a sí mismo y a su esposa, Michelle, como «más ahorradores que gastadores» antes de que golpeara la pandemia.

Luego, Grim fue despedido de su trabajo en el sector de tecnologías de la información. Su esposa, que todavía está trabajando, ha reducido sus contribuciones a su plan de ahorro de pensión (conocido como 401K) para liberar algo de efectivo.

«Hemos estado echando mano de nuestros ahorros de emergencia para cubrir nuestras facturas cuando nos quedamos cortos por el desempleo», dijo.

La pareja, que vive en el norte del estado de Nueva York con su perro, Barley, está comiendo en casa, minimizando las compras impulsivas y posponiendo cosas costosas como la odontología.

«Una vez que estemos trabajando de nuevo, tenemos la intención de aumentar la cantidad de nuestro fondo de emergencia para asegurarnos estar aún mejor preparados para cualquier posible emergencia financiera futura, sin importar cuán grave sea», dijo Grim.

Jim Stearns, de Alaska, organiza grandes eventos para organizaciones sin fines de lucro, incluido el festival de música anual Salmonfest del estado. Pero su negocio se agotó una vez que se cancelaron las grandes reuniones.

Cuando comenzó a cobrar el subsidio de desempleo, ganaba US$ 800 por semana, pero desde entonces ha caído a US$ 200 por semana, después de que expiró el suplemento federal semanal temporal de US$ 600. Ahora está aprovechando sus ahorros para mantenerse a sí mismo y a su hija adolescente.

«Gasto muy poco ya que mis ahorros disminuyen lento, pero seguro cada día», dijo.

Stearns está menos preocupado por sí mismo que por los cientos de vendedores y músicos que normalmente reserva para eventos. «Puedo luchar y sobrevivir. Pero la tragedia de esto es esta increíble filtración de pobreza».

Reduciendo gastos, ahorrando más

Sarah Way modificó su presupuesto familiar cuando su trabajo de medio tiempo en California se redujo a un día a la semana y el empleador de su esposo redujo temporalmente su salario a la mitad. Los gastos de viaje, cenas y desplazamientos se eliminaron por defecto debido a la pandemia. Pero el golpe fue aún más profundo.

«Dejamos de usar un auto y le quitamos el seguro. Cortamos la televisión por cable. Recortamos la factura del supermercado. Después de cuatro meses, el salario de mi esposo volvió a la normalidad, pero no ajustamos nuestro presupuesto», dijo Way.

En cambio, señaló: «Hemos aumentado nuestros ahorros para la jubilación y hemos creado una reserva de efectivo para seis meses. Completamos algunos proyectos de viviendas que no estaban terminados, pero en su mayor parte estamos en mejor forma ahora que antes de covid».

Natalie Sawyer, una administradora escolar en Texas cuyo esposo es un militar retirado y ahora maestro, también tomó la pandemia como una oportunidad para impulsar los ahorros domésticos.

«Antes del covid, gastaba dinero sin ni siquiera pensar en ello. Comíamos mucho y compraba cosas que no necesariamente necesitaba. Era una especie de pase libre para todos con mi dinero. Una vez que el covid llegó y [nos] vimos obligados a quedarnos en casa, empezamos a cocinar todas [nuestras] comidas», dijo Sawyer.

«Con eso en mente, a partir de marzo decidí poner US$ 500 al mes en una cuenta de ahorros en línea que devenga intereses solo para ver si podía hacerlo funcionar».

Sawyer ha ahorrado US$ 4.200 extra hasta ahora. A pesar de que ha reanudado algunas compras, dijo: «No he gastado tanto como antes y todavía estamos cocinando mucho más en casa… El covid nos ayudó a darnos cuenta de que no necesitamos más de las cosas en las que estábamos gastando».

Karen Jones trabaja en la industria del software en la nube en Oregon. Su esposo, Kim, cuyo trabajo está ligado a conciertos y ferias al aire libre, fue despedido al principio de la pandemia y luego regresó en junio. Pero fue despedido nuevamente a mediados de agosto.

Jones inicialmente detuvo las contribuciones a su plan 401(k) y puso el dinero en su cuenta de ahorros. «Quería efectivo al que pudiera acceder de inmediato si fuera necesario y no tenía fe en que el mercado no se deslizaría más y anularía cualquier contribución que hice durante ese tiempo», dijo.

La pareja canceló sus planes de vacaciones y canceló sus tarjetas de crédito. El dinero extra que su esposo recibió como resultado del subsidio federal de desempleo temporal de US$ 600 por semana se destinó al ahorro. Jones también está ahorrando dinero en gasolina y almuerzos porque ha estado trabajando desde casa.

«Todavía comemos fuera o [hacemos] comida para llevar una vez a la semana para apoyar a las empresas locales, pero no estamos buscando otras actividades importantes, como vacaciones durante el verano del próximo año», dijo Jones.

Poner la vida en suspenso

Michelle Williams se graduó de la universidad durante la Gran Recesión, en 2008. Y fue solo recientemente que ella y su esposo, Sheldon, se sintieron lo suficientemente seguros financiera y profesionalmente como para considerar cambiar a una casa mejor desde su hogar inicial en Missouri. También iban a formar una familia.

Williams, que trabaja para la biblioteca pública de su condado, no perdió su trabajo. Pero su esposo fue despedido en marzo. Desde entonces ha encontrado un nuevo trabajo, pero los ingresos de su hogar son un poco menores que antes. Aún así, Williams dijo: «Tenemos mucha, mucha suerte».

Normalmente, ella pondría el dinero extra que ganaran en la deuda de su hipoteca o préstamo estudiantil. Y había planeado comenzar a ahorrar para la jubilación antes de que llegara el covid, pero ahora todo el efectivo sobrante se usa para crear un colchón financiero de seis meses en caso de que pierdan sus trabajos en el próximo año o tengan un gran gasto médico. «No sé qué vendrá en el futuro cercano», dijo Williams.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *