AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

20 muertos en tiroteo en centro comercial de El Paso

Un joven pistolero abrió fuego en una zona comercial de El Paso, Texas, repleta de hasta 3.000 personas durante la concurrida temporada de regreso a clases el sábado, dejando 20 muertos y más de dos docenas de heridos.

El gobernador Greg Abbott calificó el incidente en la ciudad fronteriza de Texas como “uno de los días más mortales en la historia de Texas”. La policía dijo que las autoridades estaban investigando si era un crimen de odio.

El sospechoso fue arrestado sin incidentes fuera de Walmart, cerca del centro comercial Cielo Vista, dijo el jefe de policía de El Paso, Greg Allen. Dos funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato identificaron al sospechoso como Patrick Crusius, de 21 años. La policía de El Paso no dio a conocer su nombre en una conferencia de prensa, pero confirmó que el hombre armado es de Allen, cerca de Dallas.

Presunto tirador Patrick Crusius

Muchas de las víctimas fueron baleadas en el Walmart, dijo la policía.

“La escena fue horrible”, dijo Allen, y agregó que muchas de las 26 personas que resultaron heridas sufrieron heridas mortales.

El jefe dijo que la policía encontró una publicación en línea posiblemente escrita por el sospechoso.

“En este momento tenemos un manifiesto de este individuo que indica, hasta cierto punto, que tiene un nexo con los posibles delitos de odio”, dijo Allen.

El tiroteo se produjo menos de una semana después de que un hombre armado abrió fuego contra un festival de comida de California. Santino William Legan, de 19 años, mató a tres personas e hirió a otras 13 el domingo pasado en el popular Gilroy Garlic Festival, y murió de una herida de bala autoinfligida.

El Paso, que tiene alrededor de 680,000 residentes, se encuentra en el oeste de Texas y se encuentra al otro lado de la frontera con Ciudad Juárez, México.

Los residentes se ofrecieron rápidamente para dar sangre a los heridos después del tiroteo, y la policía y los militares ayudaron a las personas a buscar seres queridos desaparecidos.

“Es un caos en este momento”, dijo Austin Johnson, médico del ejército en la cercana Fort Bliss, que se ofreció como voluntario para ayudar en el centro comercial y más tarde en una escuela que sirve como centro de reunificación.

Adriana Quezada, de 39 años, dijo que estaba en la sección de ropa de mujer de Walmart con sus dos hijos cuando escuchó disparos.

“Pero pensé que eran golpes, como la construcción del techo”, dijo sobre los disparos.

Su hija de 19 años y su hijo de 16 años se tiraron al suelo, luego salieron corriendo de la tienda por una salida de emergencia. No fueron heridos, dijo Quezada.

El gráfico muestra la ubicación de un tiroteo en un centro comercial en El Paso

Ella dijo que vio a cuatro hombres, vestidos de negro, moviéndose juntos disparando armas indiscriminadamente. Más tarde, la policía dijo que creía que el sospechoso, que estaba armado con un rifle, era el único tirador.

Ryan Mielke, portavoz del Centro Médico de la Universidad de El Paso, dijo que 13 de los heridos fueron trasladados al hospital con heridas, incluido uno que murió. Dos de los heridos eran niños que fueron trasladados al Hospital de Niños de El Paso, dijo. No proporcionó detalles adicionales sobre las víctimas.

Otras once víctimas estaban siendo tratadas en el Centro Médico Del Sol, dijo el portavoz del hospital, Víctor Guerrero. Las edades de esas víctimas oscilaban entre los 35 y los 82 años, dijo.

El presidente Donald Trump tuiteó: “¡Dios esté con todos ustedes!”

El candidato presidencial y ex congresista de Texas, Beto O’Rourke, pareció un poco conmocionado cuando apareció en un foro de candidatos el sábado en Las Vegas, poco después de que se informara sobre el tiroteo en su ciudad natal. El demócrata dijo que el tiroteo destruye “cualquier ilusión de que tengamos ese progreso es inevitable” al abordar la violencia armada.

Dijo que escuchó los primeros informes de que el tirador podría haber tenido un arma de estilo militar, y dijo que necesitamos “mantener eso (improperio) en el campo de batalla”. No lo traigas a nuestras comunidades.

El alcalde de El Paso, Dee Margo, dijo que sabía que el tirador no era de su ciudad.

“No se trata de eso”, dijo en la conferencia de prensa con el gobernador y el jefe de policía. El Paso está a casi 10 horas en automóvil de Allen, donde vive el sospechoso.

El Paso se ha convertido en un punto focal del debate de inmigración, atrayendo a Trump en febrero para argumentar que tapar la frontera sur haría que Estados Unidos fuera más seguro, mientras que los residentes de la ciudad y O’Rourke lideraron a miles en una marcha de protesta más allá de la barrera del alambre de púas. vallas rematadas y listones metálicos elevados.

O’Rourke enfatizó que los muros fronterizos no han hecho que su ciudad natal sea más segura. La tasa de homicidios de la ciudad era menos de la mitad del promedio nacional en 2005, el año anterior al comienzo de su cerca fronteriza. Antes de que comenzara el proyecto del muro, El Paso había sido clasificada como una de las tres ciudades principales más seguras de EE. UU. Desde 1997.

Heidi Beirich, directora del Proyecto de Inteligencia del Centro de Leyes de la Pobreza del Sur, también dijo que la sospechosa del tiroteo en El Paso no estaba en la pantalla de radar de su grupo antes del tiroteo.

“No teníamos nada en nuestros archivos sobre él”, escribió Beirich en un correo electrónico.

El tiroteo es el 21o asesinato en masa en los Estados Unidos en 2019, y el quinto tiroteo público en masa. Antes del sábado, 96 personas habían muerto en asesinatos en masa en 2019, 26 de ellas en tiroteos públicos.

La base de datos de asesinatos en masa de AP / USATODAY / Northeastern University rastrea todos los homicidios de EE. UU. Desde 2006 que involucraron a cuatro o más personas asesinadas, sin incluir al delincuente, durante un corto período de tiempo, independientemente del arma, la ubicación, la relación víctima-delincuente o el motivo. La base de datos muestra que la edad promedio de un tirador público masivo es 28, significativamente menor que la edad promedio de una persona que comete un tiroteo masivo de su familia.

Desde 2006, 11 tiroteos masivos, sin incluir los del sábado, han sido cometidos por hombres de 21 años o menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *