AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

“Let’s Make America Straight Again”: Hagamos que América sea Heterosexual de nuevo

El 6 de marzo la campaña de Trump organizará un “Evento Evangélicos para Trump” en la sede de esta iglesia que hace todo lo posible para atacar a las personas LGBTQ+. En 2015, The Times-Tribune informó que entre 50 y 60 miembros de esta iglesia participaron en un mitin apoyando al secretario del condado de Kentucky Kim Davis, quien se negó a proporcionar licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo en desafío directo de un tribunal federal.

La decisión de la campaña de Trump de alinearse con la Iglesia de Solid Rock es una acción más que se adiciona a la larga lista de movimientos anti-LGBTQ+ de la administración Trump y de la cual se alimenta El Trump Accountability Project de GLAAD. Este proyecto mantiene un recuento de todos los ataques que Trump ha realizado en contra de los derechos LGBTQ desde que se convirtió en presidente.

El Trump Accountability Project documenta los ataques en contra de la comunidad LGBTQ+ que Trump inició minutos después de haberse posesionado. Empezó borrando los problemas de la comunidad LGBTQ+ de los sitios web del gobierno y lista hasta las más recientes acciones en las que la administración Trump ha permitido que los proveedores de atención médica discriminen a las personas LGBTQ. En este enlace se pueden encontrar todos los ataques que Trump ha realizado en contra de los derechos LGBTQ desde que se convirtió en presidente //www.glaad.org/trump

Durante los últimos años, se han desbordado debates entre activistas, teólogos y pastores sobre la inclusión de la comunidad LGBTQ+ en la iglesia y han causado divisiones en varias denominaciones, incluyendo la Iglesia Episcopal, la Iglesia Metodista Unida y muchas mega iglesias evangélicas.

En junio de 2019, una red de iglesias anti-LGBTQ+ utilizó su conferencia “Make America Straight Again” para ir más allá de sus mentiras y discursos llenos de odio y pidió que el gobierno comience a acorralar y ejecutar a los homosexuales. Steven Anderson, conocido por sus llamamientos al asesinato de personas LGBTQ+, encabeza el Nuevo Movimiento Bautista Fundamental Independiente (Nueva IFB), cuyos ministros hablaron en la conferencia. La nueva IFB es un grupo de 22 iglesias nacionales y ocho internacionales dirigidas por colegas y acólitos de Anderson. Esos evangelistas a menudo rivalizan con su retórica en sus representaciones de personas LGBTQ+ como violadores y pedófilos que son un peligro para la sociedad y dignos de muerte.

Los oradores en la conferencia fueron:

• Roger Jiménez, pastor de Verity Baptist Church en Sacramento, California

• Aaron Thompson, pastor de la Iglesia Bautista de la Fundación Sure en Vancouver, Washington

• Tommy McMurtry, pastor de Liberty Baptist Church en Rock Falls, Illinois

• Bruce Mejía, líder de Faithful Word Baptist Church LA en Los Angeles, California

• Steven Anderson, pastor de la Iglesia Bautista palabra fiel en Tempe, Arizona

• Patrick Boyle, pastor de Revival Baptist Church en Clermont, Florida

La conferencia “Make America Straight Again” se llevó a cabo dos días después del tercer aniversario de la masacre del Club nocturno Pulse, y sólo tres semanas después de un triple homicidio en Detroit, donde el asesino atacó a las víctimas porque eran parte de la comunidad LGBTQ. Los conferencistas repitieron mitos no validos desde hace mucho tiempo, como vincular la homosexualidad con la pedofilia y el abuso infantil, y dijeron que a las personas LGBTQ+ se les debería impedir la adopción o el acogimiento de niños.

Al igual que Grayson Fritts, su nuevo colega de la IFB en Knoxville, Tennessee, pidió que el gobierno matara a las personas LGBTQ+.

Una encuesta de Gallup de 2017 estimó que la población LGBTQ+ de Estados Unidos era del 4.5%, y, como se señaló en un artículo de la Campaña Stop Abuse, “La investigación es clara, la orientación sexual de un adulto no es un factor en el análisis del abuso infantil”. La Asociación Americana de Psicología (APA), la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales, la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente y la Liga de Bienestar Infantil de América tienen declaraciones políticas que afirman que no hay correlación entre la homosexualidad y el abuso infantil.

APA, la principal organización científica y profesional que representa la psicología en los Estados Unidos, en 1976 adoptó una declaración de posición afirmando: “El sexo, la identidad de género o la orientación sexual de los padres adoptivos o adoptivos naturales o futuros no deben ser la única o principal variable considerada en casos de custodia o colocación.”

Ser LGBTQ+ no significa ser un violador de niños, o una persona enferma, o como lo dijo Pete Buttigieg en un artículo de un periódico local al hacer pública su homosexualidad. “Ser gay no ha tenido ninguna incidencia en mis trabajos en el sector privado, en el Ejército o en mi rol actual como alcalde. No me hace mejor o peor a la hora de manejar una hoja de cálculo, un rifle, una reunión de un comité o de contratar a alguien”-

Buttigieg hizo historia como el primer candidato presidencial abiertamente gay en ganar delegados primarios antes de terminar su campaña. Pero los defensores LGBT que trabajan por una mayor inclusión en las iglesias dicen que el ex alcalde de South Bend, Ind., rompió otra barrera igualmente importante: habló abiertamente de su fe cristiana en un país donde la religión y los derechos de los homosexuales a menudo se ven en desacuerdo entre sí.

En el camino de la campaña, Buttigieg habló sobre cómo su fe, y su lectura de la Biblia, influyeron en sus posiciones políticas liberales. Citó fácilmente las Escrituras, fue el primer candidato de 2020 en contratar a un director de divulgación de la fe y se reunió regularmente con líderes religiosos.

En particular, el demócrata ató su fe a su sexualidad en los primeros meses de su campaña. Tomando un golpe contra el vicepresidente Pence, que tiene una larga historia de oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo, Buttigieg dijo que su matrimonio con Chasten Buttigieg lo ha acercado a Dios y lo ha hecho “más compasivo, más comprensivo, más consciente de sí mismo y más decente.”

Por: Emilio Apontesierra-Paretti, M.Ed Guidance Counselor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *