AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

Los países pobres podrían perder US$ 1,4 billones por el colapso del turismo este año.

El colapso del turismo internacional debido a la pandemia de coronavirus podría costarle a la economía mundial hasta US$ 2,4 billones este año, ya que el despliegue desigual de vacunas devasta a los países en desarrollo que dependen en gran medida de los visitantes extranjeros.

En un informe publicado el miércoles, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad, por sus siglas en inglés) dijo que incluso con una mayor parte de la población mundial vacunada, el impacto económico de la pandemia en el turismo está resultando ser más severo que sus peores predicciones de hace 12 meses.

El estudio destaca lo costosa que será la desigualdad de vacunas para la economía mundial, con pérdidas de turismo solo este año que ascienden a entre US$ 1,7 billones y US$ 2,4 billones a pesar de un repunte esperado en los viajes en países como Francia, Alemania, el Reino Unido y Estados Unidos.

Las economías en desarrollo podrían representar hasta el 60% de las pérdidas del PIB mundial, o hasta US$1,4 billones este año, según el informe, que se elaboró ​​junto con la Organización Mundial del Turismo de la ONU (WTO, por sus siglas en inglés).

Más de la mitad de las pérdidas globales se pronostican en países pobres

La caída del turismo podría costarle a la economía mundial hasta US$ 4,8 billones para 2020 y 2021, lo que supondría un golpe de US$ 2,9 billones para los países más pobres.

El análisis toma en cuenta las pérdidas de las industrias que suministran alimentos, bebidas, alojamiento y transporte al sector turístico, pero no refleja paquetes de estímulo económico que puedan suavizar el impacto de la pandemia.

«Los países en desarrollo han soportado la mayor parte del impacto de la pandemia en el turismo», dijo la UNCTAD en un comunicado. «Ellos sufrieron las mayores reducciones en las llegadas de turistas en 2020, estimadas entre el 60% y el 80%».

A pesar de la flexibilización de los bloqueos y el repunte de los viajes en algunas partes del mundo, la crisis del turismo está lejos de terminar. La mitad de los expertos entrevistados por la WTO ven que el turismo internacional regresará a los niveles de 2019 solo en 2024 o más tarde.

La vacunación es un punto relevante

Solo el 10% de la población mundial está completamente vacunada, según Our World in Data.

Incluso en países con altas tasas de vacunación, como el Reino Unido, las restricciones de viaje siguen vigentes en medio de preocupaciones sobre un aumento en los casos impulsados ​​por la variante delta altamente transmisible. Para los países con muchas menos personas vacunadas, países abrumadoramente más pobres, las perspectivas son mucho peores.

La Unctad predice una reducción del 75% en las llegadas de turistas a países con bajas tasas de vacunación este año, en comparación con una reducción del 37% en países con más del 50% de su población vacunada.

Países como Turquía, Ecuador y Sudáfrica e islas como Maldivas y Santa Lucía serán los más afectados por el impacto. Grandes partes de Asia y Oceanía también se ven gravemente afectadas, mientras que América del Norte, Europa Occidental y el Caribe son las menos afectadas, según el informe.

Otra consecuencia es el desempleo

En general, se espera que la caída del turismo provoque un aumento del 5,5% en el desempleo de mano de obra no calificada en promedio. La WTO estima que están en juego entre 100 millones y 120 millones de empleos directos, muchos de ellos pertenecientes a jóvenes, mujeres y trabajadores informales.

«El turismo es un salvavidas para millones, y promover la vacunación para proteger a las comunidades y apoyar el reinicio seguro del turismo es fundamental para la recuperación de puestos de trabajo y la generación de recursos muy necesarios, especialmente en los países en desarrollo», dijo el secretario general de la WTO, Zurab Pololikashvili, en un comunicado.

El principal obstáculo en el camino de la recuperación del turismo es la desigual disponibilidad de vacunas y el bajo número de personas vacunadas en muchos países, según el informe. Las restricciones de viaje, la lenta contención del virus, la confianza de los viajeros y un entorno económico deficiente también son barreras.

Para que las personas vuelvan a viajar, el informe dice que los países deberían coordinar mejor los requisitos de viaje y facilitarlos, por ejemplo, acordando estándares comunes para pruebas de coronavirus baratas y confiables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *