AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

Segundo paciente en la historia sin rastro de VIH

Los científicos son prudentes y prefieren hablar de remisión y no de curación al presentar el que parece el segundo caso en la historia de un paciente que ha eliminado el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana). Se trata de un hombre de Londres que tras un trasplante de médula ósea, para tratar un cáncer que también padecía, dejó de tomar retrovirales y lleva un año y medio sin que se le haya detectado el virus VIH, según ha difundido este martes la revista Nature.

Este virus infecta las células y se integra en su material genético para pasar desapercibido. Se esconde e impide al sistema inmune que lo encuentre y lo elimine. Aunque los fármacos antirretrovirales han mejorado mucho en los últimos años y consiguen reducir bastante al virus, nunca consiguen eliminarlo del todo. Por eso por ahora no se puede hablar de cura excepto en un caso.

Hace doce años se conoció al primer paciente curado de VIH. Se trata de Timothy Brown, conocido en los círculos médicos como «Paciente de Berlín». Este hombre eliminó el virus de su organismo tras recibir un trasplante de médula para una leucemia que padecía. Por eso, la curación de este segundo paciente sería de vital importancia para que el primero deje se ser un caso aislado.

«Nadie dudaba de la veracidad sobre el ‘Paciente de Berlín’, pero era un solo paciente. ¿Y cuáles de las muchas cosas que se le hicieron contribuyeron a la aparente curación? No estaba claro que se pudiera repetir», ha dicho al The Washington Post el jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Brigham and Women’s de Boston, Daniel Kuritzkes.

Aunque es improbable que se establezcan los trasplantes de médula ósea como tratamiento contra el VIH por el riesgo que acarrean, sí podrían usarse células inmunes parecidas, según expertos. «Esto motivará a las personas a que la cura no es un sueño. Es alcanzable», dijo la doctora Annemarie Wensing, viróloga en el Centro Médico Universitario de Utrecht (Países Bajos).

En declaraciones a un diario neoyorquino, el «Paciente de Londres» consideró «surrealista» y «abrumador» que un solo trasplante haya podido curarle el cáncer y el VIH. «Siento una responsabilidad para ayudar a los médicos a entender cómo sucedió para que puedan desarrollar la ciencia», afirma. «Nunca creí -agrega- que se conseguiría una cura durante mi vida».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.