AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

Las llamadas que nadie puede espiar: WhatsApp es la red social favorita de los narcos

Las comunicaciones encriptadas entre los usuarios de esa red social han facilitado la planificación de asesinatos, el tráfico de droga y al menos un acto terrorista, advierten las autoridades. Esa medida de privacidad impide que las agencias policiales puedan interceptar los mensajes y audios en la aplicación.

Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán siempre quiso hablar por teléfono sin la preocupación de que agentes antinarcóticos lo estuvieran espiando. Su sueño se materializó en 2008, cuando un hacker colombiano se reunió en la sierra con la cúpula del Cartel de Sinaloa para ofrecerles un sistema instalado en celulares y al que no podían acceder las autoridades. Le costó una fortuna y fue efectivo unos años.

Ni los expertos del Buró Federal de Investigaciones (FBI) pudieron interceptar las llamadas que entonces realizaban ‘El Chapo’, sus socios, pistoleros y hasta sus amantes. Usaban teléfonos Blackberry impenetrables. El FBI tuvo que ponerle una trampa al hacker en un hotel de Manhattan en 2010 para que este se volviera informante, les permitiera entrar al moderno sistema del cartel y colectara evidencia.

Las llamadas que nadie puede espiar: por esta razón WhatsApp es la red  social favorita de los narcos | Noticias Univision Narcotráfico | Univision

Irónicamente, una tecnología similar de comunicaciones encriptadas por la que ‘El Chapo’ Guzmán pagó varios millones de dólares hace 12 años hoy está al alcance de todos. La ofrecen WhatsApp, Signal y otras aplicaciones. Por eso se han convertido en herramientas muy populares entre narcotraficantes, coyotes, terroristas, pandilleros y depredadores sexuales, advierte el Departamento de Justicia (DOJ).

“Aplicaciones como WhatsApp, Signal y otras son cada vez más usadas por grupos delictivos, especialmente por los carteles”, dijo el fiscal general William Barr al anunciar el 10 de septiembre que un operativo arrestó a casi 1,840 traficantes del Cartel de Jalisco y de Sinaloa en varios estados.

“Mientras, en el pasado, la inteligencia en las comunicaciones era fundamental para las investigaciones, ahora nos encontramos con que en gran medida se corta por el uso de este encriptado. Hemos tenido que desarrollar, y la DEA ha estado desarrollando, la mejor respuesta posible a eso para mantener nuestro gran esfuerzo policial contra los carteles”, agregó Barr.

Actualmente ninguna orden judicial puede obligar a estas redes sociales para que abran un chat privado.

Las medidas de privacidad de WhatsApp son tan estrictas que ni siquiera sus administradores pueden entrar a una conversación escrita o por audio entre sus más de 68 millones de clientes en este país.

“Cuando se encripta de extremo a extremo, sus mensajes y llamadas están asegurados, de modo que solo usted y la persona con la que se está comunicando pueden leerlos o escucharlos, y nadie en medio, ni siquiera WhatsApp”, explica la aplicación en su página de internet.

Signal tiene una operación similar y así lo explica en su portal: “La privacidad no es un modo opcional, es simplemente la forma en que funciona Signal”. Esta red ofrece un número de seguridad único que permite verificar la seguridad en mensajes y llamadas con contactos específicos.

Ninguna de estas empresas respondió a Univision Noticias si están colaborando de alguna manera en los esfuerzos para mejorar las investigaciones criminales que realizan el FBI, la DEA y otras agencias policiales.

Por qué WhatsApp se convirtió en el medio de comunicación favorito de los  narcos - Infobae

Las conversaciones de los terroristas

En julio de 2019, en una ponencia en la Conferencia Internacional sobre Seguridad Cibernética en Nueva York, el fiscal Barr reclamó que no habían encontrado la manera de espiar las conversaciones entre criminales en dichas plataformas. En cambio, sí pueden escuchar las llamadas convencionales y leer los textos de Messenger (el sistema de mensajes de Facebook) a través de una orden de registro.

“Permite que los delincuentes actúen con impunidad, ocultando sus actividades bajo un impenetrable manto de secreto”, alertó el funcionario. “Hemos visto a los carteles transnacionales mover cada vez más sus comunicaciones hacia plataformas encriptadas diseñadas para bloquear el acceso legal”.

Barr citó como ejemplo un cartel que así logró planificar sus actividades criminales y traficar con éxito cargamentos de fentanilo que movió de Asia hacia México y después hacia EEUU.

“También descubrimos que el cartel había usado WhatsApp con el propósito específico de coordinar los asesinatos de policías en México. El cartel terminó asesinando a cientos de policías. Si hubiéramos podido obtener acceso legal al chat de manera oportuna, habríamos salvado esas vidas”, lamentó Barr.

En otros casos, agencias federales detectaron que una pandilla mandó mensajes encriptados para aprobar o “dar luz verde” a los asesinatos de sus enemigos y traidores.

Además, el FBI descubrió que los terroristas que fueron baleados fatalmente en 2015 tras abrir fuego en el Curtis Culwell Center en Garland, Texas, intercambiaron unos 100 mensajes secretos con un terrorista extranjero a través de una de esas aplicaciones.

El Estado Islámico (EI, también conocido como ISIS) se adjudicó ese ataque, que habría sido motivado por una polémica exposición de dibujos animados del profeta Mahoma. A la fecha, el FBI desconoce el contenido de esas conversaciones.

Cuando realizaba una investigación sobre carteles mexicanos y las redes sociales alrededor de 2015, Nilda M. García, profesora asistente de la Texas A&M International University, se encontró con una publicación en Facebook que la sorprendió: un miembro del Cartel de Sinaloa que entonces era muy activo en dicha plataforma anunció públicamente que estaban contratando gatilleros y los dirigía a un chat privado.

Narcotraficantes usan WhatsApp para evadir servicios de inteligencia

“Decía: Por favor, los interesados manden su número de teléfono para agregarlos a nuestro grupo de WhatsApp. Muy rápido contestaron cientos de personas”, contó la profesora, quien dice que algunos comentarios en esa publicación eran reveladores. “Una persona dijo: ‘estoy educado, tengo una carrera de contaduría, tengo un trabajo formal, pero no me alcanza. Estoy desesperado. Por favor, denme trabajo y prueben de lo que soy capaz’. Como ese comentaron fueron muchos”, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *