AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

México hace el trabajo sucio de Estados Unidos’ con los Inmigrantes

Al tiempo que un juez federal bloqueó la política de la administración Trump sobre los retornados a México, mientras esperan que sus casos de asilo sean escuchados por un juez en Estados Unidos, activistas señalan que el gobierno mexicano tiene la facultad para negarse a recibir a los migrantes centroamericanos viniendo del norte a su territorio.

El fallo emitido por el juez Richard Seeborg en San Francisco afirma que la medida que bloquea la política conocida como “Permanecer en México”  o Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) tendrá efecto a partir de este viernes.

No obstante, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció la implementación inmediata de los protocolos, donde se pide que los solicitantes de asilo que llegan a los Estados Unidos sean devueltos a la frontera de México.

“Quizás lo que es más impresionante sobre el final de “Permanece en México” es el registro de duras políticas fronterizas, incluyendo la separación familiar y la prohibición de asilo”, dijo Sarah Pierce, analista del Instituto de Políticas de migración.

El presidente mexicano López Obrador contradice sus acciones sobre los migrantes al no oponerse a las políticas del presidente Trump, según activistas.

Hace el ‘trabajo sucio’

El plan “Permanecer en México” pide a los solicitantes de asilo que esperen en México, mientras sus casos judiciales de inmigración están pendientes.

En su momento, las reglas adoptadas se ampliaron a todo el sector fronterizo de San Diego, Calexico y El Paso; incluyendo a las personas que cruzaron la frontera sin autorización para entregarse a la Patrulla Fronteriza.

La secretaria del DHS, Kirstjen Nielsen, antes de renunciar a su cargo,  había anunciado que dicha política se ampliaría a otros lugares a lo largo de la frontera.

Bajo esta práctica, que sufrió un revés por la demanda de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), a nombre de 11 individuos, ciertos migrantes habían recibido en la frontera un “aviso a comparecer” en una corte de inmigración de Estados Unidos y hubieran sido devueltos al país vecino hasta la fecha de su audiencia.

Pedro Ríos, director del Comité de Amigos de San Diego, dijo que en el presente dicha política ha afectado a 716 migrantes varados en Tijuana; 188 en Mexicali y 201 en Ciudad Juárez.

El activista agregó que México tiene todo el derecho de no aceptar [la política de Estados Unidos], y de no aceptar a los migrantes de regreso a su territorio. “Sin duda creo que ha sido un mal cálculo del presidente [Andrés Manuel] López Obrador (AMLO) aceptarlos [a los inmigrantes], aun cuando dicen que están respondiendo a un Pacto Global de inmigración que se firmó el año pasado, pero que Estados Unidos no firmó”.

Añadió que así, “México responde a su responsabilidad de atender a los migrantes en su territorio, pero a la vez acepta un programa [MPP] que va en contra de la protección a los migrantes”.

¿México está haciendo el trabajo sucio a la administración de Trump?Donald

“Sin duda; especialmente ante las posibles amenazas que hizo de cerrar la frontera”, respondió Ríos. “Es claro que el gobierno de López Obrador está intentando no crear más controversia, pero acepta estas decisiones y proyectos que no están en el interés de los migrantes”.

El activista agregó que “México debería marcar su línea más fuerte porque…, está poniendo en peligro a los migrantes que están pasado por la República Mexicana”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *