Un estudiante de preparatoria de Iowa, que fue enviado de regreso a México por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), fue asesinado tres semanas después de volver a su país de origen, informaron medios locales.

Manuel Antonio Cano Pacheco, de 19 años, debía graduarse de la escuela preparatoria en Des Moines el mes pasado, pero luego de ser detenido por conducir bajo el efecto de sustancias, fue acusado de un cargo menor por un juez de inmigración y perdió la protección que le ofrecía el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Cano Pacheco fue detenido por ICE en la prisión del condado Polk, de acuerdo con una declaración de Shawn Neudauer, oficial de asuntos públicos de la agencia, informó Des Moines Register.

Neudauer dijo que Manuel no fue técnicamente deportado, sino que fue escoltado a México por agentes de deportación de ICE en la frontera de Laredo, Texas, el pasado 24 de abril, en un proceso de salida voluntaria que no conlleva las sanciones de una deportación formal.

De vuelta en su natal Zacatecas, Cano Pacheco salió a buscar comida con un amigo de su primo, que aparentemente era conocido por los asesinos, cuando se suscitó el mortal incidente.

“Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado”, dijo Juan Verduzco, quien se hizo amigo de Manuel durante su primer año en East.

Verduzco definió al joven mexicano como optimista, sonriente y que nunca tuvo una palabra desagradable para alguien. Sobre el cargo de conducir bajo la influencia de sustancias, indicó que fue algo que ocurrió durante un tiempo traumático. “Creo que la mayor parte de esto se debe a su padre. Ahí fue cuando sus cosas de la universidad, sus sueños se fueron por el desagüe”, comentó.

Cano Pacheco había caído en depresión luego que su padre fue enviado a prisión por delitos de drogas hace dos o tres años, según Verduzco, quien creía que Manuel podía haber adquirido el mal hábito de beber alcohol. “Las cosas iban cuesta abajo. No sabía qué hacer al respecto”, señaló.

Neudauer dijo al Register que la seguridad de los exbeneficiarios de DACA no es responsabilidad del gobierno de Estados Unidos después que se entregan a las autoridades mexicanas. “Una vez entregados, son responsabilidad de su propio gobierno”, subrayó el funcionario de ICE.

Fuente: Mundo Hispánico