Un grupo de trabajadores indocumentados de Georgia fue arrestado por las autoridades de Louisiana tras ser descubiertos a bordo de una camioneta.

La detención se produjo luego de que un patrullero estatal notara que el conductor de una camioneta Toyota Sequoia cambió de carril sin haber colocado la respectiva señal.

El uniformado pretendía multarlo, pero al detenerlo se llevó la sorpresa de que iba lleno de pasajeros. Adentro de la unidad iban siete hombres y dos mujeres, todos hispanos.

Tras ser interrogados por el oficial, los inmigrantes confesaron que se encontraban en el país ilegalmente y que se dirigían a trabajar a otros estados.

Douglas Ernesto Zabala Cubilan, de 45 años y quien era el conductor de la camioneta, fue arrestado en el acto y acusado de tráfico humano con fines de explotación laboral.

Zabala fue recluido en la prisión de Lincoln donde será juzgado por los cargos que encara. De ser hallado culpable, podría pasar varios años en prisión.

El resto de los detenidos fueron entregados al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), para que sean deportados. La mayoría de los detenidos dijeron ser nativos de México.

En un comunicado oficial, la Patrulla Estatal de Louisiana aseguró que este caso es una prueba más de que el contrabando de seres humanos continua en Estados Unidos, a pesar de los cambios en las leyes migratorias.

Fuente: Mundo Hispánico