La decisión fue tomada luego de una reunión con su gabinete y confirmada por Reuters y el diario local La República. Mañana, el Congreso iba a votar su destitución por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht y de comprar votos en el Congreso para evitar su desplazamiento.

La renuncia llegó en víspera de que el Congreso dominado por el fujimorismo vote una moción de destitución por sus lazos con la constructora brasileña Odebrecht, tras la supuesta compra de votos para evitar su desplazamiento en diciembre pasado.

Odebrecht reveló que había pagado casi cinco millones de dólares por asesorías a empresas ligadas al presidente cuando era ministro, lo que había negado.

La constructora admitió además que hizo aportes de campaña en 2006 y 2011 a los últimos cuatro ocupantes del sillón presidencial peruano, incluido Kuczynski, y a Keiko Fujimori.

Kuczynski se convertiría así en el primer mandatario en ejercicio en perder su puesto por los tentáculos corruptores de Odebrecht, que admitió haber pagado decenas de millones de dólares en sobornos en varios países latinoamericanos para adjudicarse contratos de obras públicas.

Fuente: Infobae