El dueño de un restaurante de comida peruana en Nuevo México fue sorprendido el mes pasado por tres agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos, quienes le solicitaron ver documentación migratoria, informó el jueves el diario The Taos News.

En un principio, Trotsky Barreto pensó que eran turistas dado que no vestían distintivos de la agencia. Le pidieron documentos y el permiso de operación del local, destaca el diario.

Barreto no tenía nada que ocultar, pues recién había abierto el negocio y no tenía ayuda de empleados. Antes de acceder a la solicitud de los oficiales, Barreto les pidió ver identificaciones: eran del Departamento de Seguridad Interior (DHS).

La llegada de los agentes al comercio cumple con una orden del gobierno federal para detener a trabajadores indocumentados y sancionar a dueños de los negocios que los emplean; la práctica se ha ampliado en varias partes del país, especialmente en las zonas fronterizas, desde que Donald Trump asumió la Presidencia.

Ese día no hubo arrestos en el restaurante de Barreto, pero la sorpresiva visita de ICE ha generado un ambiente de tensiones e incertidumbre tanto para comerciantes como para inmigrantes que viven en el país sin residencia legal, reseñó The Taos News.

La agencia migratoria, por su parte, se limitó a recordar que “conforme a los reglamentos establecidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), no podemos hacer declaraciones sobre programas en curso y futuros de la agencia. ICE ejecuta con regularidad operativos en lugares de trabajo con el fin de hacer cumplir la ley federal”.

Fuente: The Taos News