policia-miami-e1487511798908El distrito escolar de Miami-Dade está considerando si deberá o no equipar a la policía escolar con cámaras corporales que grabarían sus encuentros con los estudiantes.

En una reunión de la Junta Escolar celebrada esta semana, miembros de la misma aprobaron por unanimidad un estudio de factibilidad sobre los pros y los contra de las cámaras corporales. Como parte del estudio, el distrito considerará si deberá implementar o no un programa piloto durante el curso escolar 2017-18.

“Esto haría más fácil pedir cuentas a la policía escolar, y brindaría un tipo de evidencia nuevo y valioso para ello”, dijo la miembro de la Junta Escolar María Teresa Rojas, quien propuso la medida. Rojas dijo que la propuesta no era una respuesta a incidente alguno relacionado con la policía escolar, sino más bien un esfuerzo proactivo en un momento en que las fuerzas policiales de todo el país están considerando el uso de las cámaras.

“Estoy pidiendo que se haga este estudio de factibilidad de modo que en el futuro podamos tomar decisiones informadas sobre la dirección que tomaremos”, dijo Rojas. “No hay nada más importante que la seguridad y la protección de nuestros estudiantes y nuestros trabajadores”.

A nivel nacional, las cámaras corporales han sido elogiadas como una tecnología de utilidad para investigar las quejas en contra de agentes de la policía y para mejorar la transparencia. Pero expertos afirman que existen además algunos problemas potenciales en lo que se refiere al uso de las cámaras en el contexto escolar.

Parte de la misión de la policía escolar es crear relaciones con los estudiantes y las comunidades. Tener una cámara que esté grabando todo lo que hace un agente podría ser un obstáculo a dicha misión, dijo Eugene O’Donnell, profesor de derecho del John Jay College de Justicia Criminal y ex agente de policía.