La-economía-de-Miami-Dade-está-sólida-según-el-alcalde-GiménezHasta la fecha, Miami-Dade se negaba a llevar a prisión a los sin papeles detenidos por infracciones administrativas. Esta postura no tenía una motivación política de protección a los inmigrantes sino de ahorro, pues Giménez consideraba que los gastos de prisión por cuestiones migratorias correspondían al Gobierno federal.

A través de un comunicado, Giménez reiteró que “Miami-Dade nunca ha sido una comunidad santuario”. Sin embargo, aclaró: “El departamento de policía del condado no es una agencia de inmigración y mi orden ejecutiva no cambió eso en lo absoluto”.

En ese sentido, aseguró que los residentes de Miami-Dade “no deben temer ninguna persecución o cacería de indocumentados”.

“La policía continuará al servicio de sus residentes sin importar su estatus migratorio. Deben confiar en que su departamento de policía seguirá sirviendo honradamente a la comunidad”, aseveró.