Miles de personas volvieron a salir a las calles en varias ciudades de Estados Unidos la noche del viernes y la madrugada del sábado dejando autopistas bloqueadas, numerosos arrestos y un tiroteo durante una marcha en Portland, Oregon.

Manifestantes se volvieron a reunir afuera de la Trump Tower, hogar del presidente electo en Nueva York. Una de las participantes en la protesta, Shashi “Rabin” Rabinowitz, explicó el motivo de su presencia en el lugar: “las palabras no pueden describir lo enojada que estoy de que él haya sido electo en lugar de Hillary (Clinton)”, afirmó. 

 “Creo que él debe atender realmente toda la división, todas las cosas llenas de odio que ha dicho en el pasado y retractarse y rechazarlas”, dijo otro de los manifestantes, Nick Truesdale. 

Ha habido protestas nocturnas desde que Trump fuera elegido el martes y se espera que continúen durante el fin de semana.