Jue. Nov 14th, 2019

AL DIA MEDIA

El Medio que une a los Latinos

Planeó una broma para su entierro y logró las carcajadas de quienes lo estaban llorando

¿Puede un momento tan triste como el entierro de un ser querido volverse divertido? Eso exactamente fue lo que pasó en la tumba de Shay Bradley, un hombre de 63 años que murió días atrás. Y la responsabilidad de esas risas es del propio fallecido.

Bardley era padre de cuatro hijos y veterano de la Fuerza de Defensa de Irlanda y, según el periódico irlandés Independient , murió tras batallar varios años contra un cáncer.

Este fin de semana estaba siendo enterrado en Dublín mientras sus seres queridos lloraban alrededor de su tumba.

De pronto, la voz del difunto comenzó a sonar desde el ataúd. «¿Hola? ¡Hola! ¿Hola? ¡Déjame salir! ¿Dónde estoy? ¡Déjame salir!»

Se trataba de una broma que el veterano, padre de cuatro hijos y abuelo de ocho nietos, preparó antes de morir para aliviar la tristeza de su propio funeral.

«¡Déjame salir! ¡Puedo escuchar!», sigue la grabación en la que Bradley Shay pretende estar atrapado dentro de su ataúd.

Según la cadena británica BBC, el hombre organizó el truco con la ayuda de su hijo Jonathan y los golpes que se escuchan en la grabación fueron dados a una mesa de madera.

«Era un hombre absolutamente increíble. Y saber cuánto ha hecho reír a tanta gente este video, nos brinda (…) felicidad en nuestros días más oscuros», dijo su hija Andrea al periódico Independent.

«Luchó contra el cáncer durante tres años y todos los días de quimioterapia, radiación y múltiples cirugías siempre estaba sonriendo», recordó la mujer citada por el diario.

El vídeo fue compartido en redes sociales por la familia y se ha vuelto viral. Millones de personas lo han visto y muchos enviaron mensajes positivos a la familia y homenajes al fallecido, por haberle dado un poco de diversión a sus seres queridos en medio del dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *