Alabama aprueba la castración química de pederastas antes de salir de la cárcel

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, ha firmado este lunes una ley que exige la castración química de pederastas condenados por delitos sexuales con niños menores de 13 años como condición para la libertad condicional. Tras ser ratificada, la nueva norma entrará en vigor en tres meses.

La castración química consiste en la aplicación de un medicamento a base de inyecciones que bloquea la producción de testosterona y que reduce el deseo sexual. Según la nueva ley, se trata de un requisito para salir de la cárcel una vez cumplida la condena, aunque los reos se podrán negar a riesgo de seguir en prisión.

Un juez decidiría cuándo podría detenerse la medicación de los condenados por abusos sexuales a menores.

El promotor del proyecto, el congresista republicano Steve Hurst, dijo que la medida «quizás reducirá los números» de abusos sexuales a menores en el estado. «Han marcado a un niño por el resto de su vida y el castigo debe ser proporcional al crimen», señaló el legislador.

Una decena de estados en EEUU contemplan la castración química para pederastas u otros condenados por delitos sexuales, pero no está claro con qué frecuencia se usa.

California fue el primer estado en aprobar en 1996 la castración química para pederastas con ciertos delitos sexuales con niños de 13 años o menores, como la violación o la sodomía.

Los estados de Florida, Georgia, Iowa, Luisiana, Montana, Oregón, Texas y Wisconsin también tienen medidas similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial