WhatsApp vs Correo Electrónico

Parece que comunicarse por teléfono o por correo electrónico empieza a pasar a la historia. Cada vez más profesionales, especialmente los que trabajan por su cuenta, envían sus comunicaciones escritas por WhatsApp.

Quizás piensen que estos mensajes instantáneos son mucho más inmediatos, eficaces y productivos a la hora de trabajar que los correos electrónicos de toda la vida.

Sin embargo, el WhatsApp y el correo electrónico son dos herramientas con diferentes fines. Reemplazar el email por mensajes cortos pone de manifiesto que se desconoce para qué sirve cada una de estas herramientas y cómo deben ser utilizadas. Confundir ambas herramientas es preocupante en estos tiempos de transformación digital.

WhatsApp es un servicio de mensajería para comunicaciones entre particulares. Es útil para confirmar un dato, la asistencia a una reunión, la localización de una persona, dar un visto bueno, etc. Pero no está pensado para enviar archivos, documentos confidenciales, publicidad o newsletter.

WhatsApp Business proporciona a las empresas un canal de atención al cliente, en donde los mensajes también deben ser breves. Es una herramienta similar a los chatbots de las páginas webs o a los DM (mensajes directos o privados) de los perfiles de las redes sociales.

uso whatsapp como correo electronico

Seguro que tienes la sensación de que recibes muchos emails a diario. Lo cierto es que nos llegan más WhatsApps que correos electrónicos. Según datos de 2017, se envían a diario 10.000 millones de mensajes.

450 millones de usuarios utilizan WhatsApp periódicamente y el 70% de ellos a diario. Más de un millón de usuarios se dan de alta en esta aplicación cada día.

En todo el mundo hay 4.350 millones de cuentas de correo electrónico y se estima que en 2019 habrá unas 5.600 millones de cuentas. El 51% de los emails se abren y leen en Smartphones.


11 Desventajas de utilizar el WhatsApp para el trabajo

desventajas uso whatsapp

1. WhatsApp no es compatible con muchos teléfonos móviles

Muchos modelos de móviles no son compatibles con WhatsApp. No se puede utilizar ni en el teléfono ni en la versión escritorio (afecta a todas las marcas)

Al igual que hay gente muy rara que no tiene perfiles en Redes Sociales, hay personas que no cambian el móvil cada año.

2. Es informal

Supongo que tienes contactos/clientes que te escriben cada palabra de una frase en un mensaje, o que tan pronto te confirman una reunión, como te envían memes. Eso no es muy profesional.

Las buenas formas que aprendimos el siglo pasado con la correspondencia empresarial no han muerto, ahora se llaman Netiqueta. Por tanto, si escribes WhatsApp profesionales cuida la forma y el tono en los que redactas los textos. Una relajación e informalidad excesiva pueden afectar a tu imagen y reputación profesional.

WhatsApp está muy bien para confirmar una reunión o dar una respuesta rápida sobre algún tema. Para todo lo demás es mejor enviar un único correo electrónico con un asunto y detallando en un párrafo de varias líneas todo lo que necesitas, adjuntando archivos, en vez de bombardear con varios mensajes de 3 palabras. En vez de enviar varias notas de voz seguidas, podrías llamar por teléfono y aclarar lo que sea en el mismo momento.

3. No es inmediato

Envías un mensaje y te crees que la otra persona lo va a ver al segundo. ¿En serio? ¿Con todo ese bombardeo que sufrimos todos a todas horas de otros contactos y grupos?

Te diré que muchas personas tienen desactivadas las notificaciones, trabajan con el móvil fuera de la vista o incluso lo tienen apagado. Están evitando distracciones. Así que no, ni lo verán en el momento ni recibirás una respuesta inmediata.

Además todos tenemos la app del correo electrónico en el Smartphone. Es decir, un email llega igual de rápido que un WhatsApp, con la ventaja de que en un correo puedes explicar todo con más detalle y por el asunto del mismo la otra persona verá si es urgente o no.

El 61% de los emails enviados se abren en un móvil. El 75% de las personas revisan sus correos varias veces a lo largo del día desde su smartphone – datos 2018

4. Es estresante

El que envía el WhatsApp siempre se queda mirando a la pantalla a ver cuando aparece el doble check azul. Luego se estresa porque pasan los minutos y no recibe respuesta.

Por otro lado, cuando eres tú el que ve en pantalla todas las notificaciones, te agobias. A los mensajes de grupos de amigos, familiares, del cole de tus hijos, ahora se suman los contactos profesionales.

5. La delgada línea entre lo profesional y la vida privada

Al hilo del párrafo anterior, si trabajas por cuenta propia, ya te habrás dado cuenta que hay clientes para los que el WhatsApp es una mezcla de correo electrónico, chat quinceañero y muro de Facebook al mismo tiempo.

Te escriben por temas de trabajo, pero también te mandan frases motivacionales, tazas de café, gifs, fotos de sus actividades de ocio, etc. Poco importa que sean las 10:00, las 22:00, fin de semana o tus vacaciones.

El bombardeo de mensajes puede resultar intrusivo y es que algunos piensan que se pueden enviar a cualquier hora, cualquier día de la semana.

Al igual que antiguamente no se podía llamar por teléfono a partir de las 22:00 (salvo emergencias reales), tampoco se deberían enviar mensajes nocturnos … por aquello de la conciliación familiar y el descanso de los demás.

A otros les escribes correos electrónicos de trabajo y no te responden por email, que es donde estás esperando tú sus noticias. Si te contestan, lo harán por WhatsApp.

6. Los malos entendidos

Si ya es difícil comunicarse por email y que todo el mundo comprenda lo que has escrito, imagínate por WhatsApp: errores gramaticales, ortográficos, no utilización de signos de interrogación/exclamación, correctores que no corrigen, abreviaturas y emoticonos que cambian según uses Android o Apple.

A esto se le suma que los WhatsApp no se leen con debida atención porque vamos por la calle, en el metro, estamos viendo la tele … Entiendes la mitad de las cosas gracias a la multitarea.

7. No es una herramienta de trabajo

Si envías archivos para completar informes, presentaciones, reportes, etc. no es posible editarlos en el mismo WhatsApp. Obligas a la otra persona a tener Office en el móvil o a que tenga que reenviárselo al correo para descargárselo en el ordenador y trabajar en el archivo en cuestión.

Las capturas de imagen y los PDFs no se leen bien, en muchas ocasiones, por el tamaño de pantalla del móvil. No todo el mundo tiene un smartphone tamaño tablet.

Apuesto a que si tú usas WhatsApp Web es porque no ves bien los mensajes en el móvil y prefieres leerlos en grande en el ordenador (72% de los españoles tiene problemas de visión y el 67% tiene presbicia, incluyendo a los jóvenes precisamente por el abuso del móvil).

8. WhatsApp es un caos para trabajar

Si te parece una pérdida de tiempo leer todos los emails que recibes, quizás es que no sabes utilizar bien el programa (crear reglas y filtros), escanear los asuntos y priorizar temas importantes.

Vaya, quizás no seas tan digital como te piensas. Tranquilo, el 93% de los europeos (de 16 – 65 años) tampoco no sabe utilizar con soltura el ordenador.

La gran desventaja de WhatsApp como sustituto del email es no puedes organizar los mensajes. Imagina que tienes que buscar una información que te enviaron hace tiempo por esta vía. Ya te veo subiendo hacia arriba por la pantalla, buscando entre los cientos de mensajes.

Con el correo electrónico tienes la posibilidad de filtrar correos por remitente, asunto, fecha, etc. y te será más fácil la búsqueda. Puedes archivar los correos importantes en carpetas para tenerlos siempre a mano. Te permite hacer un seguimiento eficiente de los asuntos pendientes y no perder el tiempo.

9. WhatsApp agota la batería y la memoria del móvil

Los menajes de texto, las imágenes, las notas de voz y los vídeos agotan la batería, lo que obliga a llevar el cargador del móvil en el bolsillo si no quieres quedarte incomunicado y evitar que te dé un ataque de FoMo. Además ocupan mucho espacio en la memoria.

10. Se pueden perder todos los mensajes

Si limpias el historial para tener más espacio de almacenamiento, eliminarás también todas tus conversaciones profesionales importantes.

¿A quién no le ha pasado alguna vez que actualizó el software del móvil y perdió contactos, mensajes, apps? Lo mismo sucede cuando hay alguna actualización de WhatsApp y no tienes habilitado el respaldo de datos, perderás todas tus conversaciones.

11. No es un sistema seguro de envío de información

¿No te has dado cuenta de que los mensajes de autenticación de transacciones bancarias, verificación de cuentas de usuario o confirmación de envíos, se hacen por SMS?

No es esas empresas estén anticuadas, sino que el SMS y el correo electrónico son canales de transmisión de datos mucho más seguros que el WhatsApp.

Aunque los mensajes están encriptados en WhatsApp, no está a salvo de los hackers. Por eso, el viejo SMS no ha muerto.

Piensa en quién se pone en contacto contigo por SMS:

  • el banco para confirmar pagos
  • las citas médicas de la Seguridad Social
  • otras empresas para enviarte códigos de seguridad para que actives algún perfil o licencia, p.ej. Microsoft, Google, etc.

Por último, si es un drama perder o que te roben el móvil, imagínate, si además tienes en él todas tus conversaciones de trabajo vía WhatsApp. Las perderías también.

Fuente: NEGOTIANTIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial