Trump evalúa plan para enviar migrantes a ciudades santuario

Donald Trump quiere explorar una propuesta rechazada dos veces para enviar migrantes a ciudades santuario, informó el domingo la Casa Blanca, aunque no sea la solución preferida para arreglar el sistema migratorio.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que es una de muchas opciones.

Sanders agregó que esperaba que la solución fuera que el Congreso trabajara con el presidente en la reforma migratoria integral. La administración Trump está tratando con un número cada vez mayor de migrantes centroamericanos que cruzan la frontera en busca de asilo lo que ha llevado al sistema de inmigración a un punto de ruptura.

Las leyes dificultan que se regrese a los inmigrantes de manera rápida, por lo que algunos pasan años en Estados Unidos mientras esperan que se tomen en cuenta sus casos de inmigración. Otros solicitan asilo y esperan tanto tiempo que viven y trabajan en el país.

Sanders dijo que la idea sería expandir la cantidad de migrantes para que la tensión no cayera en «una o dos comunidades fronterizas».

«Al presidente le gusta la idea y los demócratas han dicho que quieren que estas personas entren en sus comunidades, así que veamos si funciona y todos obtendrán una victoria. Una vez más, esta no es la situación ideal», agregó.

Trump tuiteó el sábado por la noche que Estados Unidos tenía el «derecho legal absoluto de haber detenido a inmigrantes ilegales transferidos a ciudades santuario».

Las ciudades santuario son aquellas que prohíben a las autoridades locales cooperar con los agentes federales de migración, rehusándose a menudo a mantener retenidos a migrantes.

Personas que están al tanto de las discusiones dicen que el plan se habló en noviembre y se revisó nuevamente en febrero, pero funcionarios del Departamento Seguridad Nacional (DHS), quienes hablaron bajo la condición de anonimato, dijeron que costará mucho tiempo y dinero.

El plan podría hacer más difícil para las autoridades del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) arrestar a las personas que enfrentan la deportación, ya que las llamadas ciudades santuario no cooperan con ICE.

En tanto, los demócratas criticaron la propuesta como un truco político que usaba a los seres humanos como peones. El presidente del Comité de Seguridad Nacional, Bennie Thompson, cuestionó la legalidad de la propuesta.

«Este es nuevamente el caos fabricado que ha creado en los últimos dos años en la frontera», dijo Thompson en referencia a Trump, y agregó que los demócratas estaban más que dispuestos a sentarse y hablar sobre la legislación de migración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial