Pequeños objetos que ponen en peligro la vida de los niños

Cada vez son más los niños pequeños que acaban en sala de urgencias de hospital por tragarse juguetes, monedas, baterías y otros objetos. En 2015 se registraron casi 43.000 visitas a centros médicos de niños de menos de seis años, casi el doble que en 1995, según un informe publicado este viernes en la revista científica Pediatrics.

Este incremento “hizo sonar algunas alarmas”, según la doctora Danielle Orsagh-Yentis, directora de este estudio, que señala como una de las causas probables que cada vez son más los productos que emplean baterías del tamaño de un botón (mandos remotos de televisor, termómetros digitales, juguetes, etcétera).

La doctora asegura que se interesó por este asunto durante su periodo de aprendizaje, “cuando a todos nos llamaban en mitad de la noche, a horas intempestivas, para sacar objetos extraños del estómago o el esófago de niños”.

Estudio así los datos recopilados durante décadas sobre este asunto, que incluye casi 760.000 niños tratados en emergencias no mortales por tragarse monedas, baterías o juguetes.

Precisamente las baterías o los imanes en juguetes de mesa se encuentran entre los objetos más peligrosos, porque cuando el niño se los traga pueden actuar dentro de sus intestinos y provocar orificios que le envenenen la sangre, poniendo en peligro su vida.

Nueve de cada 10 fueron enviados a casa sin necesidad de internarlos, pero también se han reportado heridos graves e incluso muertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial