Un gran hito en la lucha contra el cáncer. Una revolución en el enfoque para tratar la enfermedad. La última esperanza para miles de pacientes. Así es considerada la inmunoterapia, un moderno tratamiento que en pocos años ha demostrado su eficiencia contra el cáncer, mal que cada año mata a más de 9 millones de personas en todo el mundo.

La importancia de la inmunoterapia quedó ratificada en 2018, cuando los investigadores James P. Allison y el japonés Tasuku Honjo, considerados padres de dicho tratamiento, fueron galardonados con el premio Nobel de Medicina.

¿Qué es la inmunoterapia?

La inmunoterapia busca que sea el propio sistema inmune del paciente el que combata el cáncer, lo que trae consigo múltiples beneficios, como la disminución de la toxicidad en el cuerpo, la mayor sobrevida e incluso existen casos de pacientes que pueden llegar a considerarse totalmente curados, pues tras muchos años no vuelven a presentar la enfermedad.

Lo que hacen muchos tipos de cáncer es bloquear los linfocitos, que son los “soldados” del sistema inmune, y así la enfermedad se expande en el cuerpo.

“Lo que hace el cáncer es que se camufla, por lo que el sistema inmunológico no lo puede reconocer ni eliminar”, explica a El Comercio el médico Gilmar Grison, de la Liga Contra el Cáncer.

La quimioterapia es como “bombardear” el tumor. Pero el problema es que ataca tanto células buenas como células malas, y siempre deja residuos. Son estos residuos los que se vuelven a expandir y se vuelven resistentes a los medicamentos tradicionales, lo que provoca que se expanda a otras órganos del cuerpo (metástasis).

La inmunoterapia hace lo contrario. Dirige su esfuerzo a eliminar ese bloqueo que no permite que el cuerpo reaccione contra el cáncer. Entonces ahora es el propio organismo el que mata al tumor. Por ello, es considerado un cambio radical en la forma de tratar dicho mal.

“La atención se centra en las células de nuestro propio sistema inmunológico para potenciarlo o para destrabarlo, para que reconozcan a las células como extrañas y las destruyan. Esto ha funcionado muy bien y ahora tenemos un gran número de enfermedades sensibles a la inmunoterapia”, señala el oncólogo Carlos Carracedo.

Desde el 2015 se cuenta con medicamentos inmunológicos aprobados para su uso en cáncer de pulmón y el melanoma metastásico, luego se avanzó a cánceres de cuello uterino, gastrointestinal, de cabeza y cuello, de riñón, de mama, entre otros.

La inmunoterapia ha demostrado su eficacia en 20 tipos diferentes de tumores cancerosos y con recientes estudios se tiene una proyección a 30 tipos en los próximos años.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.