¿Es legal el uso del gas lacrimógeno en la frontera entre México y EEUU?

EEUU empleó gas lacrimógeno contra unos 500 inmigrantes que trataban de cruzar la frontera en Tijuana el pasado 25 de noviembre. Estos acontecimientos han provocado que expertos en derecho se cuestionen si este uso de la fuerza es legal.

El pasado 25 de noviembre la frontera entre México y Estados Unidos fue escenario de un episodio caótico: la policía estadounidenses empleó gas lacrimógeno contra unos 500 inmigrantes, entre los que también se encontraban niños, que trataban de cruzar desde Tijuana (México) a San Diego (EEUU). Estos acontecimientos han provocado que expertos en derecho se cuestionen si este uso de la fuerza es legal, tal y como recoge The New York Times.

Para Geoff Gilbert, profesor de Derechos Humanos Internacionales y Ley Humanitaria en la Universidad de Essex en Gran Bretaña, aunque los países tengan derecho a controlar quién entra en su terrotitorio,  “eso no les da a las autoridades en Estados Unidos el derecho de arrojar gas lacrimógeno hacia otro país”, ha declarado. Gilbert se refugia en el compromiso en la Carta de las Naciones Unidas respecto a los derechos soberanos y las obligaciones de los países miembros. “En sus relaciones internacionales se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial de otros miembros”, dice el artículo 2.

Incluso si los inmigrantes hubieran estado en territorio estadounidense, esta medida ha podido ser excesiva según han denunciado los activistas por los derechos humanos. Ara Marcen Naval, asesora de Amnistía Internacional en materia de control de armas y derechos humanos, asegura que el gas lacrimógeno puede causar daños, pánico, lesiones y hasta puede llegar a provocar la muerte. “El uso de gas lacrimógeno en este contexto podría violar los estándares de los derechos humanos internacionales”, comentó. “No veo cuál fue la necesidad en esta circunstancia, pues fue un uso de la fuerza totalmente desproporcionado”.

El gas lacrimógeno se ha prohibido en tratados internacionales en relación al uso de armas químicas en la guerra, pero es legal que la policía y las autoridades federales usen el gas lacrimógeno en su territorio durante situaciones de control de disturbios, de acuerdo con la Organización para la Prohibición de Armas Químicas.Tanto el presidente estadounidense, Donald Trump, como la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, han defendido el uso del gas lacrimógeno. Pero algunos como el gobernador de California, Gavin Newsom, se ha mostrado en contra y denunciado lo sucedido.

El artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de él en cualquier país”. Algunas de las personas que allí se encontraban escapaban de la persecución, de la violencia y de las amenazas de muerte. Por ello, se cuestiona se la respuesta por parte de los agentes fronterizos estadounidenses socavaron los derechos de los solicitantes de asilo. Trump ha intentado estipular que solo quienes entren a Estados Unidos por un punto fronterizo establecido puedan solicitar el asilo.

Estos hechos han sido motivo de indignación, especialmente después de que se hiciera viral la imagen de una mujer con sus hijas pequeñas que corrían para evitar el gas lacrimógeno. Una de las niñas estaba descalza y ambas aún llevaban pañales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *