DACA: tribunal decide que Trump no puede eliminar esa protección a inmigrantes

Un tribunal federal de apelaciones decidió el jueves que el presidente Donald Trump no tiene la potestad de terminar un programa creado por el gobierno de Barack Obama que protege a jóvenes inmigrantes indocumentados traídos a Estados Unidos cuando eran niños.

 

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, en San Francisco, estuvo de acuerdo con la decisión que un juez federal de California tomó en enero. En ese entonces, el juez Houston Andrew Hanen dictaminó que el programa de Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA), creado en el 2012 y que beneficia a unos 700,000 inmigrantes, es legal y que Trump no puede poner fin al mismo.

 

La decisión de la corte de apelaciones significa que, por ahora, los beneficiarios actuales del programa DACA seguirán contando con la protección de la deportación, pueden renovar la misma y sus permisos de trabajos y licencias de conducir. Se estima que más de 70,000 jóvenes en Florida obtuvieron DACA.

 

El Departamento de Justicia muy probablemente apele la decisión a la Corte Suprema. La semana pasada, el gobierno pidió nuevamente a la Corte Suprema que tomara el caso. El gobierno quiere que la alta corte decida sobre varias demandas que argumentan que el propio gobierno no tiene el derecho legal de rescindir el programa.

 

La Corte Suprema había dicho anteriormente que prefería que el caso pasará por las cortes de apelación antes de tomarlo.

 

En la decisión del jueves, la jueza Kim Wardlaw escribió que Elaine Duke, la entonces secretaria de Seguridad Nacional erró al poner fin a DACA por concluir que era ilegal.

 

Wardlaw dijo que, contrario al argumento del gobierno, “la acción diferida ha sido un mecanismo de nuestro sistema de inmigración –aunque una invención del ejecutivo- por décadas; ha sido empleado categóricamente en numerosas ocasiones; y ha sido reconocido como una realidad práctica tanto por el Congreso como por las cortes”.

 

Wardlaw destacó que la decisión del tribunal de apelaciones no quiere decir que el gobierno de Trump no pueda rescindir el programa “como un ejercicio de discreción del Poder Ejecutivo”.

 

“Solo estamos dictaminando que, ya que el Poder Ejecutivo no tomó una decisión discrecional para terminar DACA –en su lugar actuando basados en una visión errónea de lo que requiere la ley– la cancelación sería arbitraria y caprichosa bajo la ley”.

 

DACA fue aprobado por el expresidente Obama en el 2012 para proteger de la deportación a cientos de miles de jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños. Trump acabó con el programa en septiembre del 2017. En ese entonces Trump advirtió al Congreso actuar rápidamente para buscar una solución de inmigración e incluso impuso una fecha límite. Pero el Congreso no actuó.

 

En enero de 2018, un tribunal federal decidió suspender la cancelación de DACA a nivel nacional y ordenó al Gobierno mantuviera el programa vigente hasta que se resolviera el caso. El gobierno apeló nuevamente.

 

El pasado 17 de octubre, el Gobierno amenazó a la corte de apelaciones de California con volver a recurrir al Supremo si no emitía un fallo el pasado 31 de octubre, algo que no sucedió.

 

Además del caso de California, jueces en otros dos casos de demanda –en Nueva York y Washington- para impedir que el gobierno finalice DACA han decidido mantener el programa vigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *