Despertó luego de pasar 12 años en coma ante la fiel mirada de su madre

Wang Shubao sufrió un fuerte accidente automovilístico que lo dejó tetrapléjico, pero el impacto, además, lo sumió en un coma profundo del que nadie sabía si despertaría algún día. Pero su madre no perdió la esperanza y, luego de 12 años, finalmente vio a su hijo abrir los ojos y sonreír.

 

Wei Mingying no se despegó del lecho de su hijo desde que el accidente ocurrió. Entonces ella tenía 63 años y su hijo, 36. Ya con 75 años a cuestas, Mingying despierta a las 5 de la mañana para bañar a su hijo, que hoy tiene 48, darle masajes, cambiarle los pañales, moverlo a diferentes posturas y alimentarlo con papillas.

 

La mujer, originaria de la aldea de Daqin, en China, dejó todo para cuidar a su hijo: se mudó a otra ciudad para cuidar a su hijo en el hospital, pero después de 3 años sin mejoría, decidió llevarlo consigo a casa.

 

Tiene una deuda de poco más de 17,000 dólares y perdió más de 40 libras de peso, pero nada importa porque su esfuerzo de 4,380 días ha rendido fruto. Cuando lo vio sonreír por primera vez, la mujer no pudo contener las lágrimas.

 

Los avances del paciente son lentos, pero significativos. Ahora ve televisión y hace gestos con la cara para comunicarse. Mingying dijo a los medios locales que no renunciará a su hijo y que espera que pronto pueda volver a llamarle mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *