“Me Fui”, es la historia de los migrantes venezolanos reflejados en una canción

Son muchos quienes se tienen que alejar de sus hogares por razones mayores, para buscar una esperanza en un nuevo paisaje y en algunos colores, romper las barrares y derrumbar mitos, los que establecen la media y la realidad pautada, desde el estado o el empresariado, que casi nunca escucha al pueblo, que es el que está ahí abajo.

Ya lo dijo el reconocido filósofo francés, Michael Foucault, los medios producen la verdad para el poder que lo exige. Las personas no creen más en medios ni en políticos, creen en personas, de carne y hueso, que cantan y cuentan su verdad.

 

Reymar Perdomo, una venezolana oriunda de la ciudad de San Juan de los Morros, estado Guárico; actualmente radicada en Perú, a raíz de la difícil situación que atraviesa su país, Venezuela. Incursionando en el mundo de la música desde muy pequeña, ya que toda su familia, son músicos. Comenzó con la ejecución de instrumentos, como el cuatro, guitarra, mandolina, percusión, batería, bajo y piano, así transcurrió su adolescencia. Empezó a cantar formalmente a los 15 años música llanera, pero le gustaban géneros musicales variados. Desde sus 16 años, trabajó impartiendo clases de música, en una escuela rural, a niños de escasos recursos. Reymar ha participado en varios programas, uno de ellos fue en el año 2016, en Generación S, programa que se transmitía en un canal nacional Venevisión por medio de Sábado Sensacional.

El Parque Kennedy, fue el lugar que le serviría de auditórium para conmover a los presentes, así como a los internautas con esta canción, que hace referencia a cada uno de los desafíos con los que se encontró durante este recorrido.

ad_policy=3″]

En voz de todos y con lágrimas en los ojos de muchos, arranca la canción rodeada de un grupo de personas, con fuerza:

“Obligando a mis ojos a no ver la realidad, creando excusas para no escuchar, yo me escudaba, no reaccionaba, pero tarde o temprano me tenía que marchar, y mi madre me ayudó, al vacío me lanzo, me dijo mi negrita es con buena intención, pues soy tu madre y quiero verte volar alto y no lo harás si te tengo entre mis brazos, y yo decía como coño se hace esto dejar mi casa, mi familia y mis afectos, dejar mi tierra y mis amigos, porque no todos se vienen conmigo, y yo lloré y pataleé y agarre mi guitarra y mi equipaje.  Me fui con mi cabeza llena de dudas, pero me fui…”

“…y así seguí haciendo escala noche y día, crucé cuatro países en cinco días, corriendo al trote, comiendo poquito, hablando poco y orando bajito, pero llegué y esto se regó, no sé si esto es poquito pa´mi es suficiente. (…) y yo, quiero agradecerles a ustedes porque somos muy valientes, nosotros tuvimos las bolas de salir, no permitan que nadie diga, cobarde el que se fue NO SEÑOR, ESTAMOS CONSTRUYENDO UN NUEVO PAÍS DESDE AQUÍ. “

 

Y como ella misma lo dice… esta cancion: Es la esencia más pura que siente un inmigrante al dejar su tierra, grabado en hermosos paisajes y rutina diaria de la cuidad de lima, dedicado a todo el éxodo venezolano.

Nostalgia, fe, esperanza y sueño, son las maletas que llevan a cuesta todos los migrantes del mundo y más aún los venezolanos por la difícil situación que atraviesan, considerada por la ONU como crisis humanitaria.

.-Juan Alberto Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *