Un juez federal en Washington, que falló contra los planes de Donald Trump de poner fin al programa federal que protege algunos jóvenes inmigrantes de la deportación, no requerirá que el gobierno procese nuevas solicitudes mientras se resuelve la apelación a su fallo.

El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) permite que los inmigrantes que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños se queden y trabajen legalmente.

El juez de distrito John D. Bates falló que el gobierno debe seguir procesando las renovaciones para las personas que ya están inscritas en el DACA. Pero Bates suspendió una porción de su fallo en el que también está requiriendo que el gobierno procese las solicitudes nuevas.

La administración de Trump anunció el año pasado el fin del programa, que originalmente fue implementado durante el gobierno de Barack Obama.

Hasta el momento y a casi un año del anuncio del presidente, el Congreso ha sido incapaz de llegar a un acuerdo para ofrecer una solución a los más de 800,000 beneficiarios de DACA, aun cuando el tema ha estado en el centro de las negociaciones de los presupuestos federales.

Fuente: Mundo Hispánico