Una corte federal de apelaciones en Seattle, en el estado de Washington, admitió el martes la apelación presentada por una organización y que abre el camino para juzgar a un exfuncionario de ICE que falsificó la firma de un inmigrante mexicano en un documento de deportación.

“Si no se pone remedio a una violación constitucional tan atroz, se tentaría a otros a hacer lo mismo y se opondría a nuestro mandato de hacer cumplir la constitución”, dijo en un comunicado la magistrada Kim McLane Wardlaw.

La jueza admitió la apelación presentada por la organización Nortwest Inmigrant Rights Project, la cual señaló que en 2009 el exfuncionario del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) Jonathan Love falsificó la firma del mexicano Ignacio Lanuza en un documento en el que el inmigrante aceptaba su deportación voluntaria.

Fueron abogados de esa organización quienes descubrieron la falsificación de la firma por parte de Love, un abogado que en ese entonces ejercía asistente del consejero principal en ICE y ahora enfrenta una demanda por daños y perjuicios.

Tras el hallazgo, un juez de inmigración en ese entonces le otorgó a Lanuza, ahora un obrero de construcción, el estatus de residente permanente con el que puede permanecer en el país junto a su esposa y dos hijos, todos ellos ciudadanos estadounidenses.

“Hoy recibimos una gran noticia sobre nuestro caso contra Jonathan Love, un funcionario corrupto de ICE que falsificó la firma de nuestro cliente en un documento, en un intento de hacerlo inelegible para la cancelación de la deportación”, informó la organización en su cuenta de Twitter.

Love fue sentenciado a un mes de prisión en 2016 y a pagar al mexicano 12,000 dólares para abonar los honorarios de los abogados.

Un panel de tres jueces de la corte federal de apelaciones en Seattle revocó el martes por unanimidad una decisión previa de un juez que desestimó un reclamo civil de Lanuza y señaló que éste puede exigir daños y perjuicios.

Fuente: Mundo Hispánico