Las políticas antiinmigrantes del gobierno de Donald Trump cobraron una nueva víctima, luego que un inmigrante se suicidó ante la imposibilidad de reunirse con su familia en Estados Unidos, informaron medios locales.

Mahmood Salem, un yemení con ciudadanía estadounidense, decidió quitarse la vida luego que las visas para que su esposa y sus dos hijos mayores lo alcanzaran en el país fueron canceladas a consecuencia del veto migratorio de Trump.

El pasado 18 de julio, Salem, de 31 años, llamó por teléfono a su esposa y sus cinco hijos que vivían en Yibuti, en la costa este de África, minutos antes de cometer suicidio. Los familiares indicaron que Salem les dijo que no tenía suficiente dinero para mantenerlos en Yibuti, adonde huyeron en 2016 luego que estalló la guerra en Yemen, informó NBC News.

Abdulrahman Ahmed, empleador y amigo de la infancia de Salem, recibió una llamada del hijo de 14 años de la víctima, en la que le pedía buscar a su padre. Ahmed encontró a Salem muerto en su habitación con un disparo.

Los familiares y amigos de Salem dijeron que no hay evidencia de que tuviera problemas de salud mental. Ahmed declaró a la policía que el único problema de Salem era tratar de ayudar y reunirse con su familia desde que estalló la guerra en Yemen hace tres años.

Para escapar de la guerra, Salem trasladó a su familia a Yibuti, la ubicación de la embajada de Estados Unidos más cercana. Tras la entrevista familiar en noviembre pasado, recibieron la aprobación para las visas, pero éstas no fueron procesadas a tiempo antes que la prohibición de viajar para los ciudadanos yemenís entrara en vigor un mes después. En enero, las visas fueron revocadas.

El veto migratorio de Trump bloquea la inmigración de siete países, entre ellos Yemen. La prohibición incluye los visados de negocios, visitantes, lotería o reunificación familiar para yemeníes. En vigor desde diciembre, la prohibición fue confirmada por el Tribunal Supremo en junio.

Mimun Salem, quien vive en Michigan, cree que la motivación principal para el suicidio de su hermano menor fue la negación de las visas para su familia. “Diré que es la primera y principal razón. Quizás haya otras cosas, pero podría darle el 90 por ciento”, sostuvo Mimun. “No puede traerlos aquí y, al mismo tiempo, no puede llevarlos de regreso a Yemen porque está en guerra”.

La muerte de Salem por no poder reunirse con su familia se une a otras ocurridas durante la administración Trump, principalmente desde la aplicación de la política “tolerancia cero”, a partir de la cual separaron a niños de familias inmigrantes al llegar a la frontera.

El caso más reciente había ocurrido en mayo, cuando un padre hondureño se suicidó mientras estaba detenido tras ser separado de su esposa y su hijo. Investigaciones revelan que el estrés migratorio puede aumentar los riesgos para la salud mental.

Cinco días después de su suicidio, el gobierno estadounidense emitió exenciones para la familia de Salem. Su familia ingresó a territorio de Estados Unidos, pero demasiado tarde y solo para asistir a su funeral.

Fuente: Mundo Hispánico