El mexicano Omar Picazo-Torres, de 20 años, es buscado por los agentes de la División de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional (HSI, siglas en inglés) acusado en un caso de tráfico y secuestro de indocumentados en Houston, Texas, que involucra a ciudadanos de Guatemala.

El HSI es parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

Según las autoridades, Picazo-Torres está prófugo desde agosto del año pasado, pero su socio en el tráfico y secuestro de indocumentados, J. Matías Picazo-Lucas, de 58 años, fue condenado el martes pasado por el juez federal Keith Ellison a nueve años de cárcel en una prisión federal de Estados Unidos al encontrarlo culpable de los delitos.

Cuando cumpla su condena será deportado a México, según determinó el juez.

En la tarde del tres de agosto de 2017, agentes del HSI en Houston recibieron la llamada de una persona que les dijo que dos hombres le habían llamado para exigirle dinero pues tenían cautivos a dos de sus familiares, quienes habían llegado desde Guatemala.

La mujer que llamó a los agentes federales les dijo que los presuntos secuestradores le ordenaron que juntara dinero si quería ver vivos a sus familiares, según los detalles del caso consultados por MundoHispánico.

Un agente encubierto del HSI, haciéndose pasar por familiar de los dos guatemaltecos, llamó al teléfono que proporcionó uno de los secuestradores y acordaron encontrarse en el estacionamiento de un centro comercial de la calle Bellaire Boulevard, al suroeste del área metropolitana.

En ese lugar harían el intercambio del dinero por los dos secuestrados quienes, además, ya habían pagado por venir a Estados Unidos como indocumentados.

Cuando el agente del HSI llegó al lugar del encuentro, repaldado con un operativo y el apoyo del Departamento de Policía de Houston, esperó hasta que J. Matías Picazo-Lucas se apareció con las dos personas secuestradas en la parte de atrás del vehículo en el que llegó a la cita.

Al momento en que el presunto secuestrador discutía con el agente encubierto el pago que exigía por sus víctimas, otros agentes federales y locales se aparecieron en el sitio y lo detuvieron.

Al registrarlo le encontraron una pistola calibre 38 con la que amenazaba a sus secuestrados.

Cuando fueron interrogados por la policía, los secuestrados declararon que habían estado recluidos contra su voluntad en una casa durante varios días y que previamente llegaron escondidos a Houston en un camión de carga que manejaba una persona joven a la que identificaron como Omar Picazo-Torres.

En su declaración, las víctimas aseguraron que quienes les amenazaban con las pistolas eran Picazo-Lucas y Picazo-Torres y les presentaron cargos a ambos por delitos federales.

Cuando los agentes federales fueron al domicilio de Picazo-Torres para detenerlo el hombre ya había escapado y desde entonces está fugitivo.

El HSI pide que si alguien tiene información fidedigna sobre el paradero de Omar Picazo-Torres se comunique al 1 866 347-2423. Todas las pistas se mantendrán anónimas.

Fuente: Mundo Hispánico