Una nueva tormenta tropical, Carlotta, se formó el viernes por la tarde en el sur del pacífico mexicano, cerca del turístico puerto de Acapulco, mientras al norte Bud avanzaba convertida ya en depresión sobre el Golfo de California, después de azotar con lluvias fuertes los centros turísticos de Los Cabos.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, el viernes por la tarde Carlota estaba a 95km (60 millas) al sur sureste de Acapulco con vientos de 65 km/h (40m/h) y se movía a 7km/h (5m/h) con dirección noroeste con lo que se preveía que tocara tierra el sábado.

La alerta por tormenta tropical se activó de Tecpan de Galeana a las Lagunas de Chacahua y se esperaba que las lluvias pudieran provocar fuertes inundaciones y deslaves en esa zona.

Mientras tanto, al norte, los vientos de Bud se degradaban a una velocidad de 55 kilómetros por hora (35 millas) y avanzaba a 19 km/h (12 millas) hacia el norte rumbo a territorio continental mexicano y el estado de Sonora.

La Comisión Nacional del Agua de México dijo que la tormenta tocó tierra en el estado de Baja California Sur el jueves por la noche.

Su vórtice estaba a unos 315 km (195 millas) al sur-sureste de Guaymas, México. Los meteorólogos pronosticaron fuertes lluvias en el noroeste mexicano y el suroeste de Estados Unidos.

El gobernador de Baja California Sur Carlos Mendoza Davis informó que reportes preliminares indicaban que Bud no causó daños importantes. El aeropuerto de La Paz quedó cerró unas horas en la mañana del viernes debido a la poca visibilidad.

Bud sacudió violentamente las palmeras y las olas que lo acompañaron golpearon con fuerza las playas de Baja California, donde aún está fresco el recuerdo de los daños graves que causó en 2014 el huracán Odile, de categoría 3.

Con todo, primaba la sensación de alivio luego de que Bud perdió la mayor parte de su fuerza. En su momento más peligroso el martes, fue un huracán de categoría 4, con vientos máximos sostenidos de 210 km/h (130 millas).

Fuente: Mundo Hispánico