Nuevo acuerdo entre ICE y HHS pone en peligro a niños inmigrantes y podría disparar las deportaciones

Un nuevo acuerdo entre el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y una oficina del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS) podría causar más deportaciones y poner en mayor peligro a niños inmigrantes.

La custodia de los niños no acompañados que son detenidos por las autoridades de inmigración es entregada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), dependencia del HHS que busca auspiciantes para los menores en Estados Unidos, según establece la ley.

Pero según el nuevo acuerdo, firmado el 13 de abril de este año, ahora los auspiciantes, que a menudo son los propios padres de los niños o familiares cercanos, deberán someterse a un examen de huellas dactilares y compartir toda su información, incluido su estado migratorio, con ICE.

Legisladores y defensores de los inmigrantes temen que este acuerdo provoque que los niños queden atrapados en los albergues gubernamentales, porque sus padres o familiares indocumentados no quieran presentarse a reclamarlos por temor a la deportación.

“Los deja entre la espada y la pared”, dijo Pedro Ríos, defensor de los inmigrantes del Comité de Servicio de Amigos Estadounidenses, a Snopes.

La nueva norma exige que el potencial auspiciador y todos los adultos en ese hogar deben proporcionar a ICE sus nombres, direcciones, fechas de nacimiento, documentos de identificación y huellas dactilares, antes que ORR le asigne al menor.

ICE ejecutará la revisión de antecedentes penales y estado de inmigración. La información, según el acuerdo, será parte de un esfuerzo para garantizar la seguridad de los niños y su capacidad para asistir a las audiencias judiciales de sus casos de inmigración.

El mes pasado, durante una audiencia en el Senado, la senadora demócrata por California, Kamala Harris, dijo que es muy probable que la medida tenga un “efecto escalofriante para los auspiciadores, que de lo contrario estarían dispuestos a brindar atención a menores no acompañados en lugar de permitir que esos niños permanezcan detenidos”.

“Creo que el gobierno quiere argumentar que un padre con un estatus migratorio tenue no puede proporcionar un entorno hogareño estable para un niño porque no puede garantizar que no será deportado. Pero (la administración Trump) está creando esa situación en virtud de la forma en que se está aplicando la ley de inmigración, con una completa falta de priorización”, opinó Royce Bernstein Murray, director de políticas de la organización sin fines de lucro Consejo Estadounidense de Inmigración.

“Esta es solo una idea a medias con el objetivo de tomar medidas enérgicas contra personas que realmente necesitan apoyo humanitario. Y en este caso estamos hablando de niños”, concluyó por su parte Ríos.

Fuente: Mundo Hispánico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *