La cajera de una tienda Albertson’s no dejó que una clienta pagara 12 dólares que le faltaban a otra mujer en la línea del supermercado, debido a que ella estaba pagando con créditos de la ayuda de gobierno conocida como Women, Infants and Children (WIC, por sus siglas en inglés).

Jacki Carroll estaba haciendo cola en Albertson’s cuando la mujer que tenía delante se quedó sin créditos de asistencia social para pagar sus compras, dejándola con 12 dólares en comida sin pagar, según una publicación en Facebook.

“Ella ya recibió sus cosas gratis de WIC, no necesita a nadie más pagando lo que quiere”, dijo la cajera en tono grosero a la mujer que se ofreció amablemente a ayudar a una joven afroamericana que llevaba entre sus compras leche, huevos, frutas y verduras, pero sus créditos de la asistencia gubernamental ya no le alcanzaban para más.

Amanda Arnlund es la hija de la clienta que se ofreció a pagar y fue quien denunció el hecho en su cuenta de Facebook, al escribir “estoy absolutamente consternada” y exponer el incidente ocurrido en el Albertson’s de Gresham, Oregon.

“Ella estaba usando su WIC para comprar las necesidades básicas (leche, huevos, frutas, etc.). Es decir, estaba embarazada o tenía hijos menores de cinco años que necesitaba alimentar”, explicó Amanda en su Facebook junto a la foto de un recibo de la tienda.

La cajera de Albertson’s dijo “no con tono grosero”

“Mi madre ofreció pagar la diferencia. La cajera dijo ‘no’, muy abruptamente, con un tono grosero. Mi madre explicó que no era gran cosa, y que le gustaría hacer esto para que la mujer pudiera tener sus frutas. Una vez más, la cajera groseramente dijo que no”.

Entonces Jacki Carroll preguntó si la mujer no identificada había ocasionado algún problema, a lo que Debbie, la cajera, respondió: “No, pero ella ya recibió sus cosas gratis de WIC, no necesita a nadie más pagando lo que quiere”.

Jacki Carroll le replicó a la cajera “que eso es muy crítico y que todos debemos mostrar compasión”, a lo que Debbie respondió: ‘Bueno, eso es lo que ‘ellos’ hacen, siguen teniendo hijos y reciben caridad”.

Según explicó la hija de Jacki, por la forma en que la cajera habló “no estaba claro si se estaba refiriendo a afroamericanos, a personas que recibían asistencia o a ambos”. El caso es que “la mujer se fue, humillada, sin sus frutas y verduras”.

 

Cajera, ¿clasista o racista?

De acuerdo con la publicación de Facebook, la cajera “es una mujer caucásica probablemente de 60 años. Por lo tanto, no estoy segura a qué grupo de personas se refiere cuando dice ‘ellos’, pero esto fue absolutamente ridículo. Ella puede ser clasista, puede ser racista. Es difícil de decir con certeza y, honestamente, ella puede ser ambas cosas”.

Ahora, Amanda y su mamá Jacki se preguntan “¿dónde están la compasión y la decencia humana básicas?”.

Dice que al igual que ellas, todo mundo en la tienda estaba en shock en ese momento. “Mi madre pagó sus propios víveres y salió de la tienda”. Dice que al llegar a casa llamó a la Albertson’s y habló con el gerente, Ron, quien aseguró que no tenía la autonomía para despedir a la cajera.

“No estoy segura de cómo sentirme sobre esto específicamente porque no parece que se vaya a hacer nada. Algo se tiene que hacer. No podemos seguir permitiendo que esto suceda en los Estados Unidos”, escribió Amanda, quien dijo que incluyó la foto del recibo de su madre con la referencia del cajero, la ubicación, la fecha y hora.

Albertson’s responde sobre el incidente con la cajera

Albertson’s le dijo a KATU que el incidente está bajo investigación.

“En Albertsons, tenemos una política y una cultura de tratar a nuestros clientes, y entre nosotros, con cortesía, dignidad y respeto. Está en el centro de lo que somos como compañía y miembro de esta comunidad. Nos disculpamos sinceramente que, en este incidente, parece que no entregamos el servicio al cliente del que nos enorgullecemos. Si bien esta situación aislada aún está bajo investigación, aprovechamos esta oportunidad para recordarles a todos nuestros empleados que todos y cada uno de nuestros clientes son huéspedes bienvenidos en nuestras tiendas”.

Fuente: Mundo Hispánico