Un grupo de 61 personas que asegura formó parte de la caravana migrante que atraviesa México fue detenido por la Patrulla Fronteriza en el sector de Yuma, Arizona, de acuerdo con reportes.

Se trataría de la primera fracción de integrantes del llamado “Viacrucis 2018”, que partió de Tapachula, Chiapas, a finales del mes pasado, y que provocó la furia del presidente Donald Trump, quien dirigió varios tuits pidiendo la intervención del gobierno mexicano para detener su marcha.

Un total de 59 guatemaltecos, un mexicano y un joven salvadoreño, quien reconoció ser integrante de la MS-13, fueron detenidos tras cruzar la frontera entre México y Estados Unidos por Yuma, al oeste de Arizona, informó el diario El País.

Los inmigrantes, en su mayoría familias y un tercio de los cuales son menores de edad, se internaron en territorio estadounidense y, al ser detectados por oficiales de la Patrulla Fronteriza, no intentaron escapar, ya que su intención era entregarse, declaró el portavoz del organismo en Yuma, Justin Kallinger, según El País.

Herbeth Geovani Argueta Chávez, de 18 años, es el salvadoreño detenido dentro del grupo. Declaró ser un menor no acompañado con la esperanza de ser liberado, pero tras los interrogatorios los agentes confirmaron que era un adulto, informó KYMA.

Argueta Chávez también admitió ser miembro de la MS-13, aunque dijo que estaba tratando de separarse de la pandilla. Aseguró que su intención era llegar a Los Ángeles, California.

Si bien el grueso de la caravana migrante aún se encuentra en la Ciudad de México, donde han llevado a cabo una serie de manifestaciones y encuentros con autoridades, varias células ya se han desprendido para intentar cruzar la frontera con Estados Unidos, donde pretenden solicitar asilo político bajo el argumento de que huyen de la violencia en sus respectivos países, que son El Salvador, Guatemala y Honduras.

Fuente: Mundo Hispánico