El Departamento de Justicia (DOJ) planea detener temporalmente dos programas que ayudan cada año a 53,000 inmigrantes en los tribunales y centros de detención de Estados Unidos, reportó The Washington Post.

La decisión fue confirmada el martes al Post por funcionarios del Vera Institute of Justice, una organización sin fines de lucro que aboga por los inmigrantes y que implementa los dos programas financiados por el DOJ: el Programa de Orientación Legal (LOP) y el Servicio de Ayuda de la Corte de Inmigración.

Vera trabaja con una red nacional de proveedores de servicios legales en todo EE.UU. que buscan proveer acceso a la ayuda y a los programas de LOP a los inmigrantes indocumentados y a sus familias, explica el Post.

 

Despojarían a miles de inmigrantes de un derecho

El “LOP es un salvavidas para los más de 40,000 inmigrantes que enfrentan complejos procedimientos de deportación, desde instalaciones de detención remotas todos los días”, dijo Mary Meg McCarthy, directora ejecutiva del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), en un comunicado.

La declaración agrega que los programas ayudan conjuntamente a “53,000 inmigrantes por año”, principalmente en los tribunales de inmigración.

La Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE.UU. publicó un informe en junio de 2017 que encontró un aumento del doble en atrasos de casos en la corte de inmigración entre los años fiscales 2006 y 2015.

Los casos aumentaron de 30,000 durante los primeros dos meses del año fiscal 2018, el cual comenzó en octubre, y llegaron a casi 660,000 según un recuento elaborado por la Universidad de Syracuse.

Al respecto, el Departamento de Justicia anunció el 2 de abril que comenzará a evaluar a los jueces de los tribunales de inmigración en función de la cantidad de casos que cierran y la rapidez con que los cierran, lo que establece efectivamente un sistema de cuotas, informó el Post.

La agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha llevado a cabo redadas de deportación que han aumentado las “remociones internas”.

“Estas acciones son una afrenta a los principios básicos del debido proceso y acceso equitativo de la justicia”, dijo Rebecca Lightsey, directora ejecutiva de American Gateways (AG), un grupo de defensa de inmigrantes, en un comunicado enviado al diario Al Jazeera.

AG es el proveedor de LOP de tres centros de detención de inmigrantes en el centro-sur de Texas y es el proveedor de servicio de asistencia al Tribunal de Inmigración de San Antonio.

“Los programas LOP e ICH aseguraron que nuestro equipo de abogados y profesionales legales estuvieran en el terreno, proporcionando servicios básicos a miles de los más vulnerables de nuestra comunidad”, incluidos los solicitantes de asilo y sobrevivientes de la trata de personas, continuó denunciando Lightsey.

Aun así, dijo Lightsey al Post, AG “no se detendrá. En las próximas horas, días y semanas, trabajaremos para responder a este desafío y continuar la lucha por la justicia de los inmigrantes”.

Fuente: Mundo Hispánico