El director general de Facebook, Mark Zuckerberg, acudió este miércoles al Congreso estadounidense para la segunda jornada de audiencias ante una comisión de la Cámara de Representantes, respecto al escándalo de Cambridge Analytica que remece a su empresa.

El martes, Zuckerberg testificó durante unas cinco horas en una audiencia en el Senado, durante la cual se disculpó varias veces por las fallas de Facebook y reveló que su compañía estaba “trabajando” con el fiscal especial Robert Mueller en la investigación federal sobre la interferencia rusa en las elecciones.

Una de las cosas que más llamó la atención durante la comparecencia del CEO de Facebook fue el uso de un cojín en su silla, de unos 10 centímetros de alto, el cual fue documentado por los fotógrafos de las diferentes agencias informativas.

Zuckerberg tiene una estatura de 1.70 metros y no es una persona que pudiera considerarse físicamente imponente, por lo que el empleo del cojín le dio la perspectiva de ser un hombre más alto y lo dejó en una posición “de empoderamiento” para enfrentar los cuestionamientos de los legisladores.

De acuerdo con Business Insider, fuentes cercanas al joven empresario insinuaron que la utilización del cojín estaba destinada a mejorar su comodidad durante la audiencia, aunque el efecto óptico es innegable, ya que de otra manera hubiese parecido pequeño y expuesto, mientras se sometía al escrutinio del Congreso.

Según reportes, Zuckerberg fue intensamente preparado para esta comparecencia que lo sacó de su usual zona de confort, empezando por sustituir sus habituales jeans y playera gris por un traje oscuro. Presumiblemente, cada detalle de su presentación, desde el tono de voz hasta sus ademanes, habrían sido preparados.

Fuente: Mundo Hispánico