El Departamento de Estado norteamericano quiere requerir que todos los solicitantes de visas a Estados Unidos provean sus historiales en medios sociales, direcciones previas de correo electrónico y números telefónicos.

Es una vasta expansión de las medidas del gobierno de Donald Trump para examinar los historiales de potenciales inmigrantes y visitantes.

En documentos que serán publicados en el Federal Register, el diario oficial del gobierno, el departamento dice que quiere comentarios públicos sobre los requerimientos, que afectarán a casi 15 millones de extranjeros que solicitan visas para entrar a Estados Unidos.

Previamente, los historiales de medios sociales, direcciones de correo electrónico y teléfonos eran solicitados solamente a personas identificadas para escrutinios más detallados. Eso representa unas 65,000 personas anualmente.

Las nuevas reglas se aplicarían a todos los solicitantes de visas. El departamento estima que eso afectaría a 710,000 solicitantes de visas de inmigrantes y 14 millones de solicitantes de visas no de inmigrantes.

A partir de octubre de 2017, la información de los inmigrantes y ciudadanos naturalizados estadounidenses que se encuentra en las redes sociales y en los sitios de búsqueda de internet, pasó a formar parte del sistema de registro oficial de datos de los extranjeros que guarda el gobierno federal.

Así lo informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), a través de un aviso publicado el 18 de septiembre en el Registro Federal, en el cual se informa de una actualización de su sistema de registro de datos, establecido mediante la Ley de Privacidad de 1974.

Dicha actualización, según la publicación, incluye la extensión de las categorías de los registros para incluir, entre otros, el “uso de las redes sociales” y los “resultados de búsqueda”.

Además, indica que va la actualización incluye “las categorías de las fuentes de los registros, para incluir la información obtenida de Internet públicamente disponible, los registros públicos, instituciones públicas, entrevistados, proveedores de datos comerciales y la información obtenida y divulgada de conformidad con los acuerdos de intercambio de información”.

El sistema de registro oficial de datos del DHS compila el historial migratorio de todos los extranjeros en Estados Unidos e incluye a los residentes permanentes y a los ciudadanos naturalizados estadounidenses.

Fuente: Mundo Hispánico