Un hispano residente en el condado de Gwinnett fue sentenciado a 20 años de prisión por abusar sexualmente de una menor desde que tenía 11 años de edad.

Según el reporte oficial de la Físcalia del condado de Gwinnett, a Víctor Manuel Calderón Rivera se le acusa de haber molestado sexualmente a una niña que trajo desde El Salvador junto a su madre en el año 2010.

Desde entonces, narra el documento, cuando la madre se iba a trabajar, Calderón y la niña quedaban solos en la casa. El acusado irrumpía en la habitación de la pequeña y se acostaba en su cama para agredirla sexualmente.

La Fiscalía indicó que, como la mayoría de las víctimas menores de edad, la pequeña estaba confundida y calló durante años.

De acuerdo con las autoridades, el acusado repitió su comportamiento una y otra vez por seis años.

Cuando la joven cumplió 17 años de edad, reveló el abuso a un miembro de la familia y a un amigo, que le rogó acudiera a alguien que pudiera ayudarla.

Eventualmente, la menor contó lo sucedido a un consejero escolar, quien lo reveló a la Policía del Condado de Gwinnett.

Calderón fue arrestado y se le presentaron tres cargos: violación, abuso sexual agravado y abuso sexual infantil.

Con poco apoyo de su familia, la joven testificó ante un jurado sobre cada acto que Calderón cometió cuando era pequeña.

En el juicio, otros testigos describieron a la joven como una persona fuerte y tranquila en la mayoría de las circunstancias. Sin embargo, atestiguaron que lloró cuando les reveló el abuso.

Calderón se negó a testificar, pero a través de su abogado intentó desacreditar a la joven.

Después de que el jurado deliberó durante varias horas y no pudo llegar a un veredicto unánime, Calderón Rivera se declaró culpable de los tres cargos.

Actualmente, se encuentra en la prisión del condado de Gwinnett y una vez que cumpla la condena, será entregado a Inmigración pues cuenta con ‘hold’ de ICE.

Fuente: Mundo Hispánico