Una familia proveniente de Creston, Iowa, fue encontrada muerta en un condominio de un complejo turístico de Tulum, Quintana Roo, reportó la policía municipal.

Kevin, Amy, Sterling y Adrianna Sharp habrían llegado a Tulum el jueves 15 de marzo para pasar una semana de descanso. Esa misma noche confirmaron a sus familiares que habían llegado bien al condominio donde se hospedarían, y después nada más se supo de ellos.

Las primeras alertas aparecieron en redes sociales, donde amigos y familiares amistades pidieron ayuda para su búsqueda, dado que no regresaron a a St. Louis, Missouri, el 21 de marzo, como tenían previsto.

De allí la noticia llegó a la embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México y a las autoridades locales, hace dos días.

Sus primeras acciones fueron rastrear los celulares y confirmar que seguían en México. Pero ni los aparatos telefónicos ni sus redes sociales habían tenido actividad reciente.

A los cuatro los hallaron muertos y trascendió que tal vez murieron por intoxicación, pero la fiscalía del Estado aun no ofrece una versión de los hechos.

Recientemente el gobierno de Estados Unidos ha emitido alertas para sus ciudadanos y prohibidos a sus empleados abordar ferrys en Playa del Carmen, visitar algunas zonas de Cancún y cuidar lo que beben por el riesgo de alcohol adulterado.

Fuente: Infobae