Para evitar su deportación el inmigrante mexicano y veterano de la guerra de Afganistán, Miguel Pérez Jr., solicitó la ciudadanía estadounidense de manera “retroactiva” a 2001, cuando fue reclutado en las Fuerzas Armadas estadounidenses.

En calidad de detenido del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), Pérez se presentó en Chicago ante funcionarios del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Contestó la preguntas de historia y civismo que le hacen a un residente que quiere convertirse en ciudadano de este país. Su abogado, Chris Bergin, dijo que lo hizo bien. Pero horas más tarde se le informó a Bergin por escrito que su solicitud había sido rechazada.

En la carta “le están negando la ciudadanía por falta de buen carácter moral”, dijo Bergin, refiriéndose a que después de pelear durante dos misiones en Afganistán, Pérez fue hayado culpable del delito de narcotráfico.

El 26 de noviembre del 2008, Pérez fue detenido con un amigo mientras entregaban un portafolio con cocaína a un policía encubierto. Pérez se declaró culpable de distribuir menos de cien gramos de cocaína. Pasó siete años en prisión y al salir fue detenido por agentes de ICE.

El veterano de guerra tiene la residencia legal.  El amigo que acompañaba a Pérez se fugó a México, donde presuntamente fue asesinado.

La misiva de USCIS dice que “(Pérez) ha sido declarado culpable de un delito agravado (…). Y que por lo tanto es permanentemente inelegible para la naturalización”.

 

Peligro de muerte

Oriundo de Guadalajara, México, Pérez llegó a los ocho años a Chicago y dice que éste es su hogar.

Esperanza Pérez, madre del veterano de guerra dijo que Pérez es su héroe y que “él les ha demostrado que es un verdadero soldado, que es un verdadero hombre que ama a este país por el cual peleó”.

Nunca regresó a México y ahora él y su familia temen por su vida si lo deportan.  Anteriormente el veterano de guerra, de 39 años, ha dicho que su entrenamiento militar lo hace un blanco fácil de grupos delictivos o del narcotráfico en México.

Con la negativa a hacerse ciudadano, la orden de deportación en su contra sigue vigente. Pérez se encuentra detenido en una cárcel de  ICE en el Condado Kankakee, en Illinois.  Su abogado dice que apelarán la decisión.

Pérez dijo estar triste pero aseguró que continuará luchando para quedarse en Estados Unidos. “Absolutamente (apelaré). Es el derecho de uno, ese derecho de seguir apelando y apelar hasta el fin; porque yo no me estoy justificando, pero esto ya es demasiado”, dijo Pérez a MundoHispánico en entrevista telefónica.

Su abogado tiene 30 días para apelar la decisión.

Pérez lleva 14 meses bajo la custodia de  ICE y dice que los están castigando dos veces por el mismo delito.

“Si fuí culpable de algo hace tiempo, entonces porque hacerme pasar todo el tiempo y mantenerme detenido sin enfrentar cargos criminales y con este tipo de tortura mental”, se preguntó el veterano.

Tammy Duckworth, senadora federal por Illinois, ha presentado una iniciativa de ley privada en el senado para prevenir la deportación de Pérez.

Fuente: Mundo Hispánico