El alguacil de un condado rural de Carolina del Norte que acaba de poner en marcha un programa de colaboración con las autoridades federales de inmigración aseguró que no perseguirá a inmigrantes indocumentados por infracciones menores y que sólo se enfocará en capturar a quienes cometan delitos graves.

El acuerdo firmado el 2 de febrero entre el alguacil del condado Nash, Keith Stone, y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), establece el programa de deportación 287(g) en la cárcel de esa jurisdicción, donde los oficiales entrenados por ICE tienen ahora acceso a un base de datos federal para identificar a los indocumentados que son detenidos.

“Nosotros no estamos afuera, en nuestro sistema (de carreteras) interestatal deteniendo gente ni (tenemos) a nuestros oficiales en la ruta”, dijo el alguacil Stone durante una entrevista con MundoHispánico “Sólo nuestra cárcel está participando de este programa”.

La Oficina del Alguacil del Condado Nash se ha convertido así en la sexta agencia estatal en firmar un acuerdo de colaboración con las autoridades federales de inmigración en Carolina del Norte, que es el tercer estado del país con mayor número de jurisdicciones donde opera el programa 287(g).

Stone explicó que, mediante el acuerdo con ICE, sus oficiales pueden ahora identificar a los detenidos extranjeros y verificar si son buscados por algún crimen, pero aseguró que su trabajo se enfocará en los pandilleros o los traficantes de armas o drogas.

“Necesitamos saber quién está  viniendo a nuestro país, pero de ningún modo vamos a salir a buscar a algún ciudadnao que luce extranjero o de descendencia extranjera para preguntarle quién es y que nos muestre sus documentos”, dijo el alguacil. Tenemos otras cosas de qué preocuparnos”.

Stone dijo que su oficina está particularmente enfocada en vigilar el tramo de 50 millas de la carretera I-95 que atraviesa su condado, debido a que esa vía cruza toda la costa este desde Florida hasta Maine, y suele ser utilizada por traficantes de drogas y armas.

“Nosotros, en la oficina del alguacil del condado Nash, nos enfocamos en pandillas, armas y drogas”, dijo Stone.

El alguacil afirmó que quienes cometan infracciones menores como manejar sin licencia de conducir o sin seguro vehicular, no tienen que preocuparse.

“Es lo mismo con cualquier estadounidense: esas son violaciones menores que van y vienen en nuestro sistema”, dijo el alguacil. ” En tanto (ellos) cumplan con lo que tengan que cumplir, no hay problema. Lo que nosotros estamos buscando es gente que está cometiendo crímenes graves o traficantes de drogas que están trayendo ese veneno a nuestro país. Necesitamos identificar a esta gente y detenerla”.

Stone insistió que los inmigrantes indocumentados no tienen que preocuparse .

“Nosotros estamos buscando criminales y, si tu no eres un ciminal, te daremos la mano y te veremos seguir tu camino”, dijo.

En Carolina del Norte, el programa 287(g) comenzó en 2006 en el condado Mecklenburg y llegó a tener ocho jurisdicciones bajo ese acuerdo de colaboración con ICE.

En 2010, un reporte de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill concluyó que el 86.7 por ciento de los inmigrantes procesados bajo el programa 287(g) fueron detenidos por delitos menores y la vasta mayoría de ellos por infracciones menores de tráfico.

El reporte indicó también que el programa no contribuía a reducir la incidencia de crimen en las jurisdicciones involucradas y que desanimaba a las comunidades de inmigrantes a reportar crímenes.

Stone dijo que los inmigrantes que viven en su condado no tiene que tener temor por el programa 287(g) y les pidió  que no dejen de reportar crímenes en su jurisdicción.

“No voy a preguntarles de dónde son, no les voy a preguntar qué clase de papeles tinen, no les voy a preguntar nada de eso”, dijo el alguacil del condado Nash. “Yo sólo quiero asegurarme de que estén seguros”.

Stone aseguró también que no utilizará el programa 287(g) para discriminar a los inmigrantes.

“Solo estamos tratando de mantener a nuestra gente segura”, dijo. “Al menos mientras yo sea sheriff del condado, trataremos a la gente con justicia, con respecto y siguiendo nuestros valores de honor, diligencia y profesionalismo”.

El programa 287(g) opera actualmente, además de Nash, en los condados de Cabarrus, Gaston, Henderson, Mecklenburg y Wake, pero a la lista podría sumarse este año el condado Alamance, donde el alguacil Terry Johnson evalúa restaurar su colaboración con ICE que fue cancelada en 2012.

Dicha colaboración fue terminada por el Departamento de Seguridad Nacional debido a una demanda presentada por el Departamento de Justicia en contra de Johnson, a quien se le acusó de usar el programa 287(g) para discriminar a los hispanos. Sin embargo, dichos cargos fueron desestimados en 2017 por una corte federal.

La Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) en Carolina del Norte ha pedido formalmente al Departamento de Seguridad Nacional que no restablezca el programa 287(g) en el condado Alamance, debido al historial del alguacil Johnson.

Fuente: Mundo Hispánico