El propietario de unos cien establecimientos de lavado de autos y de gasolineras en el sur de California enfrenta cargos por presuntamente impago del salario mínimo y horas extras a cerca de 700 empleados, informó el domingo el sitio NBC News Los Angeles.

De acuerdo con la demanda, Vahid David Delrahim y su equipo de gerentes ordenaban a los empleados, en su mayoría latinos, presentarse a trabajar a hora temprana sin permitirles cobrar el hasta que no llegaran clientes.

Asimismo, cuando disminuía el trabajo les descontaban horas y no podían abandonar el local. Los trabajadores terminaban con numerosas horas sin cobrar.

Ahora el Departamento de Trabajo de Estados Unidos pide al demandado al menos 4 millones de dólares en restituciones salariales y daños, informó NBC Los Angeles.

La abogada de Delrahim, Rebecca Aragon, calificó la exigencia del gobierno “frívola, insensata y no razonable”. Aragon alega que su cliente “carecía de la información necesaria para reconocer o rechazar” las acusaciones.

El juez que examinó el caso destacó que Delrahim y sus afiliados “han creado un clima de miedo y confusión entre sus empleados lo cual ha obstruido la cooperación de las víctimas con las autoridades federales”.

Una trabajadora “comenzó a llorar” durante un interrogatorio con los abogados de Delrahim mientras que otro empleado se doblegó “porque temía perder su trabajo o perder horas”, agregó el juez.

Fuente: NBC News Los Angeles y The Orange County Register