Rodeado por familiares de estudiantes que murieron durante un sangriento tiroteo ocurrido hace más de tres semanas, el gobernador de Florida, Rick Scott, firmó el viernes un proyecto de ley de seguridad escolar de 400 millones de dólares en respuesta a la tragedia que mató a 17 personas en una escuela secundaria.

Dijo que el proyecto de ley, que se escribió luego del tiroteo, equilibra “nuestros derechos individuales con la necesidad de seguridad pública”.

“Es un ejemplo para todo el país de que el gobierno puede y se ha movido rápido”, agregó.

El proyecto de ley no es lo que querían muchos de los sobrevivientes del tiroteo, o los estudiantes de la escuela, que dijeron que no es suficiente.

Pero la firma de la iniciativa marca el rompimiento de Scott con la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés), y un poderoso gruó de cabildeo que calificó el proyecto como “una muestra de intimidación y coerción” que violaría los derechos establecidos en la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos y que castigaría a los ciudadanos respetuosos de la ley.

La ley aumenta la edad mínima para comprar rifles de 18 a 21 años y crea un período de espera para la venta de las armas. También crea un programa llamado “guardián”, que permite a maestros y otros empleados escolares de los distritos que porten armas de fuego si completan la capacitación policial.

Scott dijo que todavía “no está convencido” sobre el programa guardián.

“Me alegro, sin embargo, de que ese programa en este proyecto de ley no sea obligatorio”, dijo, y agregó que no dependerá de los funcionarios locales para implementarlo. “Si los condados no quieren hacer esto, simplemente pueden decir que no”.

También dijo que firmó la ley porque hace que las escuelas sean más seguras.

“Sé que el debate sobre todos estos asuntos continuará. Y eso es saludable en nuestra democracia”, dijo. “Este es un momento para todos nosotros para unirnos, arremangarnos y lograr que se haga”.

Los activistas estudiantiles de la escuela donde se llevó a cabo el tiroteo siguieron de cerca el proyecto de ley y lo llamaron un pequeño paso.

“Obviamente, esto es por lo que hemos estado luchando. No está cerca de la solución a largo plazo”, dijo Chris Grady, estudiante de último año en Marjory Stoneman Douglas High School y uno de los organizadores de March for Life, una manifestación que va a ocurrir a fines de mes en Washington D.C.  “Es un paso de bebé, pero un gran paso al mismo tiempo. Florida no había aprobado ninguna legislación como ésta en Dios sabe cuánto tiempo. No está cerca de lo que queremos, pero es un progreso que es estimulante ver”.

Scott les dijo a los estudiantes: “Ustedes ayudaron a cambiar nuestro estado. Hicieron la diferencia. Deberían estar orgullosos”.

Fuente: Mundo Hispánico