Un ciudadano mexicano que está encarcelado en el estado de Washington quiere que un juez lo deporte cuanto antes para poder unirse a su familia al regresar a México.

Juan Pablo Chavira está en el Centro de Detención del Noroeste en Tacoma. Dijo que se quedó un día más de su tiempo autorizado en Estados Unidos con su visa de turista. Había planeado ir a Canadá, visitar los lugares de interés con su esposa, y luego regresar y renovar su visa en la frontera. Sin embargo, debido a su estado, los agentes fronterizos canadienses no lo dejaron entrar y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos lo detuvo.

Ahora tiene una audiencia de fianza ante un juez el 14 de marzo.

“Me siento muy, muy triste. Él no es un criminal”, comentó su esposa, Nancy Juárez. “No es una mala persona … Podemos pagar el vuelo en el avión (para ir a casa). ¿Cuál es el problema?”.

Chavira declaró que quiere regresar a México voluntariamente, pero en su lugar, lo llevaron al Centro de Detención del Noroeste en Tacoma, donde ha estado las últimas tres semanas.

KIRO 7 habló con Juárez después de despedirse de su esposo con sus tres hijos, Leo, de 11 años; Miranda, de 4, y Paulo, de 17 meses. Volaron de regreso a México el jueves por la noche. Sus visas no expiraron al mismo tiempo porque Juárez y los niños se fueron a casa a México en diciembre sin él y, al volver a ingresar a Estados Unidos, recibieron otros 180 días de tiempo autorizado.

“Solo quiero ser feliz con mi mamá y mi familia”, dijo Leo Chavira con lágrimas en los ojos.

“Fue difícil ver a mis hijos allí afuera, y yo estoy aquí como un criminal, y no lo soy”, señaló Juan Pablo Chavira, que estaba “a la espera de una respuesta … Me siento cansado y preocupado por mi situación. No hay suficiente información aquí”.

Chavira es propietario y administra una pequeña empresa que importa y vende accesorios para el cabello en México. Juárez tiene miedo de cómo manejará el negocio y cuidará de sus hijos sin él.

“Estaba tratando de cumplir las reglas de inmigración y terminó en la cárcel”, dijo Eleanor Hoague, abogada retirada y defensora de inmigración que ha estado ayudando a Juárez.

Jorge Barón, director ejecutivo del Proyecto Derechos de Inmigración del Noroeste (Northwest Immigration Rights Project), comentó que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) paga a un contratista privado por persona por día para mantener a la gente detenida, incluso si simplemente quieren irse a casa y pagar su propio viaje.

Barón cree que el sistema se beneficiaría de más jueces y defensores públicos para todas las personas detenidas para llevar adelante sus casos rápidamente, pero con una representación justa.

“El sistema no está configurado para que ocurra el debido proceso”, dijo Barón. “Es solo una máquina … y en algunos casos lleva a lo que vemos aquí, donde gastamos una gran cantidad de dinero antes de que alguien regrese, que es lo que quieren hacer en primer lugar”.

Fuente: Mundo Hispánico