El sospechoso de disparar en la escuela de Florida, Nikolas Cruz, fue acusado formalmente el miércoles de 17 cargos de asesinato en primer grado, lo que podría derivar en una sentencia de muerte si es declarado culpable.

La acusación presentada por un gran jurado en Fort Lauderdale también encausa al joven de 19 años con 17 cargos de intento de asesinato por la masacre del Día de San Valentín en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland en la que murieron 17 personas y más de una decena resultaron heridas.

El defensor público de Cruz ha dicho que se declarará culpable si los fiscales retiran la pena de muerte de la mesa, lo que significaría una sentencia de prisión perpetua. El fiscal del condado de Broward no ha anunciado una decisión sobre la pena de muerte.

James y Kimberly Snead, la pareja que le dio a Cruz un hogar después de que su madre murió el año pasado, testificaron ante el gran jurado el miércoles. Tanto James Snead como el abogado de la pareja, Jim Lewis, usaron prendedores de plata con el número “17” para honrar a las víctimas del tiroteo.

“La pareja está tratando de hacer lo correcto y está de luto junto con el resto de la comunidad de Parkland”, dijo Lewis. “Dejaremos que la justicia siga su curso en este punto”, añadió.

“Todavía no saben lo que sucedió, por qué sucedió esto. No tienen ninguna respuesta. Se sienten mal por todos”. Cruz dijo a los investigadores que tomó un rifle AR-15 y se dirigió a Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland en el Día de San Valentín y comenzó a disparar a las aulas.

Registros de la cárcel publicados por la Oficina del Sheriff de Broward muestran que Cruz estaba detenido en aislamiento. Los oficiales describieron a Cruz como cooperador pero evita el contacto visual. El informe dice que Cruz a menudo se sienta con una mirada en blanco, parece reír y exhibe un comportamiento “incómodo” durante y después de una visita con un abogado y tras visitas familiares. Los oficiales dijeron que Cruz también solicitó una biblia para leer en su celda individual.

Mientras tanto, en Tallahassee, se esperaba que la Cámara de Florida votara sobre la legislación de control de armas derivada del tiroteo en la escuela.

Fuente: Mundo Hispánico