Agentes del Servicio de Inmigración y Control Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) arrestaron a 23 personas bajo sospecha de estar ilegalmente en Estados Unidos, luego de llevar a cabo auditorías de empleo en más de 130 empresas de Nuevo México y el oeste de Texas.

Los oficiales de ICE realizaron las auditorías la semana pasada y de entre los detenidos tres enfrentan cargos criminales en relación con el reingreso ilegal al país después de ser deportados, por posesión de armas de fuego o por ambos delitos, de acuerdo con la portavoz regional de la agencia, Nina Pruneda, informó The Washington Post.

A diferencia de lo ocurrido en otros estados, esta vez no se trató de redadas sorpresa ya que ICE entregó avisos de inspección – también llamados avisos de auditoría I-9 – a 63 empleadores en Nuevo México y 68 en el oeste de Texas.

Las empresas tuvieron tres días para proporcionar los registros de contratación, mismos que incluyen el estado migratorio de los empleados. Tales auditorías de empleo pueden dar lugar a cargos penales o multas, que van desde los 375 hasta los 16,000 dólares.

“La estrategia de ICE de cumplimiento en el lugar de trabajo se enfoca en proteger los empleos para ciudadanos estadounidenses y otras personas que trabajan legalmente, eliminando ventajas competitivas injustas para compañías que contratan mano de obra ilegal y fortaleciendo la seguridad pública y la seguridad nacional”, afirmó Pruneda.

El alcalde de Santa Fe, Javier Gonzáles, mostró su descontento con las auditorías de ICE en la capital de Nuevo México. “Perturba absolutamente las vidas de las personas y la armonía de la ciudad”, se quejó Gonzales, según el Post.

Fuente: Mundo Hispánico