Jornaleros temen ser arrestados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) mientras intentan ganarse la vida.

El miércoles pasado agentes de ICE realizaron auditorías y entrevistaron a trabajadores de 98 de tiendas de la cadena 7-eleven a nivel nacional. Seis de las tiendas en el norte de Texas, según Carl Rusnok, vocero de ICE del norte de Texas.

La sede de 7-Eleven Inc., está ubicada en el norte de Texas en Irving. Propietarios independientes de 7-Eleven fueron informados que la sede contestaría las preguntas de la prensa. De acuerdo con un comunicado enviado por la sede, las tiendas pertenecen a propietarios independientes y ellos son los responsables por sus empleados y verificar su elegibilidad para trabajar en Estados Unidos.

Aunque no hubo arrestos en el área, jornaleros se preguntan si ellos pueden ser las próximas víctimas.

En el norte de Texas y en todo Estados Unidos los jornaleros se reunen en gasolineras o negocios, esperando que alguien los contrate para hacer trabajos en la jardinería o en la construcción.

En el 2017 el gobierno de Trump inició una nueva estrategia enfocada en empresas que contratan trabajadores sin documentos y que no cumplen con las leyes laborales referentes a la inmigración.

MundoHispánico estuvo el jueves en varios sitios en el norte de Texas donde jornaleros se reunen para buscar trabajo. La mayoría no quiso salir en cámara debido a su estatus migratorio.

Sin embargo, muchos coincidieron que ICE hace bien en deportar a quienes tienen antecedentes, aunque agregan que el enfoque deber ser en los criminales, no en quienes están trabajando para sostener a su familia.

“Muchas de las veces agarran a la gente inocente que no tiene record criminal”, dijo Samuel Gómez Hernández, “y están cooperando con la economía”.
En el 2017 hubo 1,360 auditorías en empresas de todo el país que resultaron en más de 200 arrestos, según ICE.

“Está mal porque uno nada más viene a ganarse la vida día tras día”, dijo Juan García, “uno no viene a robarle a nadie, uno con esfuerzo se gana su dinero”.

Aunque ambos admiten que ICE no ha hecho redadas en sus zonas, es una preocupación. García agregó que frecuentemente son víctimas de robo de sueldos ya que empleadores usan a ICE como táctica para atemorizar los trabajadores.

Fuente: Mundo Hispánico