Mariela Andrade, una madre de 50 años, recibió una brutal golpiza cuando iba camino a su auto en el estaciomiento de un Walmart ubicado al sur de Atlanta, en Riverdale, Georgia.

Andrade fue agredida por un hombre que pretendía robar su cartera, pero lo que el delincuente no esperaba era que la mujer se armaría de valor y lucharía contra él.

“Venía de hacer las compras de la semana junto a mi hija de 19 años cuando el hombre me brincó encima para robarme”, dijo Andrade con voz quebrada a MundoHispánico. “Tenía miedo, pero decidí luchar contra él y comenzó el forcejeo”.

Luego, el sujeto, quien medía cinco pies con sies pulgadas aproximadamente y vestía todo de negro, según el reporte de la Policía de Riverdale, empujó a Andrade contra el piso y huyó con su cartera.

“Por el empujón me partí la frente. Yo lo quise perseguir, pero al sentir toda la sangre en mi cara no pude continuar”, dijo la inmigrante quien gritó a su hija que fuese tras él en el auto, pero fue imposible.

Andrade señaló que dentro de la cartera había dos tarjetas de crédito, una de débito, sus identificaciones de Venezuela y al menos 80 dólares en efectivo.

Luego, el sujeto, quien medía cinco pies con sies pulgadas aproximadamente y vestía todo de negro, según el reporte de la Policía de Riverdale, empujó a Andrade contra el piso y huyó con su cartera.

“Por el empujón me partí la frente. Yo lo quise perseguir, pero al sentir toda la sangre en mi cara no pude continuar”, dijo la inmigrante quien gritó a su hija que fuese tras él en el auto, pero fue imposible.

Andrade señaló que dentro de la cartera había dos tarjetas de crédito, una de débito, sus identificaciones de Venezuela y al menos 80 dólares en efectivo.

Andrade fue llevada a un hospital local, donde le suturaron la herida que le dejó la agresión sobre su ceja derecha, según un informe médico.

“Estoy muy triste, el doctor me dijo que la única manera de que no me quede cicatriz es que me opere un cirujano”, dijo la venezolana mientras aseguraba que el suceso la marcará para toda su vida.

El informe policial indicó que las investigaciones continúan y que gracias a videos de cámaras de seguridad obtenidos por oficiales encargados del caso, ya identificaron a tres sospechosos.

Andrade fue remitida al Programa de Compensación de Víctimas del Crimen en Georgia, por el que podría recibir hasta 25,000 dólares para pagar sus gastos médicos, tener un apoyo económico y remediar los daños morales ocasionados.

Fuente: Mundo Hispánico