Las autoridades federales están tras la pista de una adolescente y de su padre, que son sospechosos de haber cometido delitos graves.

A Estefanía Roman Aguilar, de 19 años, la policía del condado de DeKalb (Georgia) la acusa de haber causado la muerte de su pequeña de cinco meses de nacida.

En septiembre de 2016 los paramédicos acudieron a una vivienda de la ciudad de Brookhaven para atender un reporte de que había una menor que no estaba respirando.

La infante fue trasladada a un hospital cercano, donde falleció.

Unas horas más tarde, los investigadores determinaron que había sido víctima de agresiones y que por lo tanto se trataba de un homicidio.

Para entonces ya la madre de la menor había desparecido, por lo que le emitieron una orden de arresto y desde entonces permanece prófuga.

La policía cree que se encuentra huyendo con su padre, José Hilario Gómez, de 40 años, que también tiene una orden de detención pendiente por robo a mano armada.

Al parecer la pareja todavía podría encontrarse residiendo en algún lugar de Georgia, Florida o las Carolinas.

“Me preocupa mucho saber que estas personas están como si nada hubiera pasado en un vecindario rodeado de gente inocente que no tienen idea de quiénes son”, aseguró a MundoHispánico Jeff Stevens, detective a cargo de este caso.

“Quién sabe si ella hasta podría estar cuidando a otros niños”, agregó el funcionario, por lo que recalcó la importancia de ponerlos tras las rejas.

Las autoridades no asocian a Gómez con el crimen de la niña, pero sí están convencidos de que está protegiendo a una fugitiva.

El Servicio de Alguaciles de Estados Unidos (U.S. Marshals) se han sumado a esta búsqueda y se ha ofrecido una recompensa de 2,000 dólares a la persona que brinde información que ayude a la captura de los imputados.

Fuente: Mundo Hispánico