Los rescatistas buscaban a más de una docena de personas desaparecidas el miércoles luego que aludes de lodo en el sur de California destruyeron unas 100 casas, arrasaron con automóviles y dejaron al menos 17 muertos.

“Es solo esperar y no saber, y mientras menos escuche de ellos… tenemos que encontrarlos”, dijo Kelly Weimer, quien espera noticias de sus padres, cuya casa quedó destrozada por el torrente de lodo, árboles y piedras que se estrelló con la ciudad costera del condado de Santa Bárbara el martes por la mañana.

La fuerte tormenta que desató el desastre en Montecito se había disipado, dando lugar a un cielo soleado, mientras cientos de socorristas peinaban un escenario plagado de peligros.

“Hemos recibido múltiples informes de rescatistas que se caen en alcantarillas que estaban cubiertas de lodo o que han tenido que nadar en albercas repletas de fango”, indicó Anthony Buzzerio, jefe del batallón de bomberos del condado de Los Ángeles. “El fango actúa como una cubierta de azúcar en un helado. Es crujiente en el exterior pero suave en el interior, así que debemos de ser muy cuidadosos”, explicó.

Buzzerio dirigió un equipo de 14 bomberos y seis perros a través de los escombros. Utilizaron herramientas con mango largo para buscar entre el lodo.

Los equipos rescataron a tres personas el miércoles, pero también hallaron otros dos cuerpos, lo que incrementó el número de muertos a 17, informó Bill Brown, jefe de policía del condado de Santa Bárbara. No se conoce el paradero de 13 personas.

Los aludes de lodo destruyeron 100 casas y dañaron otras 300, apuntaron las autoridades de Santa Bárbara, y agregaron que ocho propiedades comerciales quedaron destrozadas y 20 más registraron daños.

Cerca de 500 bomberos y otros rescatistas buscaban entre los escombros a lo largo de Montecito, una lujosa localidad de una población de 9,000 personas ubicada en el noroeste de Los Ángeles donde viven celebridades como Oprah Winfrey, Rob Lowe y Ellen DeGeneres.

Se utilizaron los helicópteros para trasladar a más de 50 personas a un lugar seguro luego de que quedaran varadas en los techos cuando escaparon del lodo debido a que los caminos quedaron bloqueados por los escombros.

Fuente: Mundo Hispánico