Una panadería en la zona West Side de Chicago sufrió los efectos de las políticas contra indocumentados al perder al menos 800 empleados tras una redada de inmigración, informó Bloomberg.

Cloverhill Bakery pertenece a la empresa suiza Aryzta que abastece con panes para hamburguesas a McDonald’s Corp. La panadería vio mermada su producción cuando el 35 % de sus trabajadores tuvo que ser reemplazado por falta de documentación legal.

Lo ocurrido supuso un serio problema para la empresa europea, cuyos directivos aseguran “fue un gran reto porque es como empezar de cero, con gente completamente nueva”.

La serie de redadas sorpresivas en lugares de trabajo que se han registrado en los últimos meses en todo el país responden al intento de la actual administración por frenar la migración indocumentada y expulsar a personas que están el país sin autorización.

Aryzta señaló que el incidente en Chicago resultó en una caída del 7 % en ventas para la empresa en América del Norte en los últimos tres meses, lo cual, sumado a otros factores, podría aumentar los precios del producto al consumidor.

La empresa no confirmó si los empleados que fueron detenidos por ICE tenían permiso de trabajo ya que no los contrató directamente, sino por una agencia de empleo, que presuntamente no verificó su estatus migratorio.

Fuente: Bloomberg